EL CINE O LA FORMA DE QUE TE CHUPEN LA SANGRE…

el

Ayer por la noche fui al cine. Vaya descubrimiento, como ha mejorado el séptimo arte chico. También hay que decir que no iba a ver una película desde que estas se proyectaban en blanco y negro, eran mudas y contaban con un señor que tocaba la pianola para ambientar las situaciones. El caso es que me sorprendió como los colosos centros comerciales han desplazado a los cines o multicines de toda la vida. La oferta que le dan al ciudadano a través de infinidad de tiendas, todas ellas acompañadas de pequeñas cafeterías móviles, y todo ello sin hablar de los hiper-mega-aparcamientos que cada centro de estos tiene, han provocado que, gracias a la comodidad de tenerlo todo en uno y la facilidad de ni siquiera tener que buscar aparcamiento, se haya desbancado definitivamente al cine tradicional.



Bueno a lo que voy, como decía mi visita al cine fue toda una odisea, sobre todo al saber el coste de la entrada. Cuando la chica me dijo que eran casi 7 euros, pensé que me estaba vendiendo el cine completo por esa cantidad. 7 euros, vale, no voy a ser injusto, 6,90€ o lo que es lo mismo, 1.150 pesetas, ahí si que nos ha quedado claro a todos ¿no?. Pues si señores, de eso a las 3 perras chicas que me costaba a mi en mi época la entrada al cine hay bastante diferencia. Pero es que ahí no queda todo, si encima le tenemos que sumar que por regla general una peli en el cine sin roscas, palomitas, cotufas o como demonios las quieran llamar, no es una peli, menos aún puede ser una peli cuando te pretenden cobrar por un tamaño normal del citado refrigerio, 4 ó 5 euros más. Vamos que ir al cine y encima pedirte algo para entretenerte comiendo mientras ves la peli, es más caro que comprarte una casa o un coche nuevo. Así entiendo que cuando cierran el cine por la noche, la recaudación se la llevan en 4 furgones blindados…



La deducción que puedo sacar tras este paso tan desagradable para mí por el templo del séptimo arte, es que la única forma de poder costearse el ver una película y acompañarla de roscas será invirtiendo en bolsa. No quiero ser cruel con una empresa como es la cinematográfica, tan dañada por culpa de la piratería, pero se supone que en época de crisis, la mayor parte de los sectores han sido benevolentes con los que sufrimos la crisis, aquí “nanai de la china” y si encima la peli es mala, pues vaya inversión. Es más, puedo decir que conozco gente que busca la película más larga de la cartelera para así sentir que la inversión ha merecido la pena y se ha amortizado.



Es una lástima que el cine acabe desapareciendo, como está pasando con la industria musical, pero es que los altos precios alteran nuestros gastos y hoy en día no estamos para grandes lujos. Alfred Hitchcock dijo en su día que para él, el cine eran 400 butacas que llenar. Si el maestro del suspense siguiera vivo, ni lo habría intentado viendo el precio actual de la entradas.



.por cierto, en cuanto a la película, decir que me dejé las gafas en casa y no la pude ver, así que, mañana voy al banco a pedir un crédito para volver al cine este fin de semana.





Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.


http://www.youtube.com/v/0qBn4V92MkY&hl=es&fs=1&

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s