MIRA QUIEN NO HABLA….

el

Que maaalo es el no poder hablar. Ustedes sabrán queridos amigos que en estos días mi trastorno de la voz ha sido malo malísimo. Y es que los cambios de temperatura han provocado que por segunda vez, me haya quedado sin voz en un tiempo relativamente corto. Explico esto porque tampoco quiero que piensen que soy un flojo ni nada por el estilo.

Les decía que es angustiante el no poder hablar, ya que en la mayor parte de las ocasiones o no te dejan, o no te hacen la pregunta exacta, pero claro, cuando estas malo de la garganta eso no te ocurre. Me pasó el caso en estos días, en los que la chica de mis sueños se me acercó, rubia con pelo negro, unos ojos marrones color azul cielo, altamente baja y de medidas 60-90-60, según dicen ese es el prototipo perfecto ¿no? Pues la muchacha se me acercó y me preguntó como me llamaba, en que trabajaba, si aún estudiaba y si estaba casado. Nada más y nada menos que si estaba casado, o sea que la chica iba al grano.

Pues claro, en este estado, el único sonido que me salió fue el de un grajo que parecía estar pidiendo desde el nido comida a su mama. Que desagradable, hasta a mí me molestó. Pero para mí sorpresa, la chica no se marchó y se mantuvo, se mantuvo con la sonrisa algo torcida pero sonriendo.

Le intenté decir que mi garganta no funcionaba bien y que estaba afónico, haciendo aspavientos con las manos. No sé sí fue peor, porque de repente parecía que estaba realizando algún rito espiritual para atraer el agua en tiempos de sequía. Aún así, la chica se mantuvo, algo alejada para evitar que la golpeara con mis intentos de expresarme a través del lenguaje de los signos mayúsculos, pero se mantuvo. Se veía que tenía interés en hacerme muchas más preguntas y yo sin poder contestar ni la primera de ellas.

Entonces fue cuando me dí cuenta de lo desesperante que tiene que ser el no poder hablar, en mi caso, se suponía que era algo temporal, pero en el caso de otras personas, irreversible. Así que decidí tranquilizarme, pensar racionalmente e indicarle que se acercará hasta el jardín que había cerca de nosotros para poder escribir en la tierra húmeda lo que me pasaba. La chica accedió y leyó mis garabatos creados utilizando la milenaria técnica del “palito en la madre tierra” para leer: “Lo siento, estoy afónico y no puedo hablar”.

En esta ocasión el que se mantuvo allí fui yo, y durante horas, ya que la chica tras leer mi agónico mensaje se marchó no sin antes decirme………….Muy bien señor, pues mejórese y ya le haré la encuesta otro día…..

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

http://www.youtube.com/v/P9gObCqUlAQ&hl=es&fs=1&

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s