LA PUBLICIDAD DICE ADIOS……

el

Como cambian las cosas, lo digo por ese asunto que tanto revuelo ha armado en el mundo audiovisual. La eliminación de la publicidad en la Tele de toda la vida a partir del uno de enero de 2010. ¿Se imaginan? Televisión Española sin publicidad. Me cuesta pensarlo, sería como ver un traje de Agatha Ruiz de la Prada bonito o una portada del Inteviú con María Teresa Fernández de la Vega y el titular “La vicepresidenta primera del Gobierno nos enseña el…Senado”.


Por lo visto, por mucho que nos cueste, así será y el mismo 01 de enero no habrás más anuncios lo que plantea una duda muy importante…Si el primer spot del año era el más costoso, el que más atención acaparaba y del que todos estábamos pendientes, aunque sólo fuera por “golisnear” a ver quien se había dejado la pasta…, ahora que será lo que veamos tras las campanadas, ¿un capítulo de la serie Cuéntame? ¿O los mejores momentos de Saber Vivir?


Es una pena que se eliminen esos descansos tan necesarios que nos ha brindado la publicidad a lo largo de tantos años. Descansos que han cambiado nuestras vidas. ¿Quién no se dio una vuelta por el parque y paseó al perro mientras había un intermedio entre capítulo y capítulo de “Fortunata y Jacinta”? O que me dicen de aquellos que consiguieron hacer un puzzle de 1500 piezas en los anuncios que separaban un bloque de otro en el Un, Dos, Tres…


Aunque el caso más certero sobre la duración de la publicidad fue el que me contó mi primo Rigoberto. Según él, en un descanso en la película de la semana, esa que ponen los domingos, le dio tiempo de estudiar la carrera de enfermería. No me lo creí, es muy mal estudiante. Luego me confesó que sólo le dio tiempo de hacer el primer curso, eso sí me lo creí.


Atrás quedarán anuncios memorables que a todos nos marcaron como el del detergente Colón, el Cola Cao o los que hacían referencia a los juguetes antes de que llegara la Navidad. Gracias a estos últimos y a sus grandes campañas, nos enterábamos de que muñecas como Romina, no sólo camina, también patina. O aquellos que nos decían cuantas aventuras íbamos a vivir con los Click de Famobil y su barco pirata, ¿o esto último forma parte de la actualidad internacional?


El mundo sigue y nosotros avanzamos con él, así que si la primera cadena, aquella que nos enseño a ver la publicidad, a amarla o a odiarla, se queda sin anuncios, será una cadena descafeinada, con películas sin interrupción y series sin parada. No sé si me gustará el cambio, porque si hay algo que me gusta, es que me corten una película justo en el segundo antes de saber que el asesino es el mayordomo. O en las series, esa parada tan fundamental para los anuncios y que tras sus 20 minutitos, te muestran los 10 segundos que quedaban para acabar el capítulo. No sé si podré vivir sin los anuncios, lo que sí sé es que me acostumbraré muy pronto a su ausencia.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s