QUE LLUEVA, QUE LLUEVA, LA VIRGEN ESTÁ EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA…

el
Parece que las aguas vuelven a su cauce, o eso, o que la tierra de nuestra capital, filtra que da gusto. Y es que ustedes recordarán que el pasado martes, Las Palmas de Gran Canaria, se convirtió por un día en Venecia. Cierto es que frentes fríos como el que llegaron a nuestra isla dejaron muchos litros en muy poco tiempo, pero es que casos como los que se dieron hace dos días se repiten constantemente en la ciudad. Yo, pacientemente he preferido esperar a que se calme un poco el temporal para hablarles de este asunto, no me gusta que “llueva sobre mojado”.

Y es que me gustaría saber si… ¿Existe algún tipo de interés turístico en crear piscinas naturales en la estación de guaguas de San Telmo? Es que ya es bastante frecuente, el que, tras caer cuatro gotas, una de las zonas afectadas sea lo que antes conocíamos como “El Hoyo”. ¿Se imaginan qué sean los “guiris” del sur los que cojan la guagua para venir a la capital a disfrutar de una de las mejores piscinas urbanas del mundo? Sólo con llegar a la estación y bajarse, pueden darse un chapuzón. Y encima el agua no tiene cloro como en las piscinas, aunque si tenga mil cosas más, como ratas flotando o basura en abundancia, pero cloro no. Vaya atractivo turístico para una ciudad en declive de peregrinos foráneos…

Otra zona que también cambia su estado es la del túnel de Bravo Murillo, ¡sí, sí, ese que está justamente al lado de la estación de guaguas! Pues no sé sí alguien ha hecho la prueba pero me da que si repasamos las hemerotecas podremos ver, la misma foto de todos los años, con el mismo coche sumergido, en la misma zona y con la misma cantidad de agua. Todo esto sin contar con el cierre del túnel de Julio Luengo o el de Santa Catalina.

Pero es que en una ciudad, capital del Mundo, cosmopolita y que vive inmersa en la intención de convertirse en uno de los centros multiculturales del planeta… ¿se puede permitir en pleno siglo XXI, qué le sucedan cosas así? Porque en tan sólo 35 minutos, el caos llegó y se tardaron horas en conseguir evaporarlo. Con esto no quiero decir que haya un culpable o culpables, algo que no se piensa en el mundo de las responsabilidades administrativas ya que me hace gracia ver como se señalan unos a otros, fíjense. Los que no están, políticamente hablando, culpan a los que sí están por no haber hecho nada al respecto, dando la sensación de no estar. Pero los que están, culpan a los que ya no están por no haber hecho nada antes, en el tiempo que estuvieron.

Y es que me da igual, quien tenga la culpa la verdad, sólo sé que yo al menos he conseguido adelantarme al mal tiempo. En verano, en las rebajas esas tan famosas, fui previsor y me compré una canoa, una de esas como las que utilizaban los Indios “Arapahoes” en el lejano oeste para desplazarse por los ríos. Pues eso, que yo gracias a mi vehículo marino y tras haber caído 45 litros en 35 minutos, fui el único que pudo por lo menos ir a comprar el pan, y sólo dando unas cuantas remadas. Así que si de repente, durante este invierno llueve como lo hizo en estos días y la ciudad queda completamente anegada, no crean que me he negado nada al afirmar que quien nada niega, nada nada…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

http://www.youtube.com/v/CFJpNqRcqLI&hl=es_ES&fs=1&

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s