TELE-REFRITOS

Se acaba el año y con ello llegan los requeteconocidos, índices, balances, rankings y demás escalas y no escaleras que más que para subir sólo sirven para volvernos locos con tanta información recopilada resumida de un año, en una breve noticia.

Un ejemplo claro de estas tonterías previas al cierre del año es el caso de los políticos mejor valorados. Esta encuesta indica cual, antes de que termine el año, es el que mejor nota saca. Lo cierto es que no sé aún porque se molestan en crear índices de ese tipo, si pasado el 31 de diciembre, van a seguir metiendo la manita en la saca de los euros y engordando sus suculentos sueldos con dietas y dietas y demás “pluses” que se nos escapan a los ciudadanos de a pie.Justificar a ambos lados

Tampoco me parece bien que consideren oportuno el nombrar antes de fin de año, a la mujer más sexy del planeta o al hombre más atractivo del mundo. No me gusta, primero porque por mucho que busco en ese ranking de belleza suprema, no encuentro mi nombre, ni siquiera en los créditos y segundo porque…¿acaso el 1 de enero se convierten ellos en sapos y ellas en monas? Ni que dejaran de ser guapos/as con la llegada del nuevo año.

O qué decir de la última, esa que ayer pude ver en televisión donde se mostraba la apetencia sexual de los españoles con datos como: cuando les gustaba hacerlo, como les gustaba hacerlo, con quien les gustaba hacerlo y un sinfín de preguntas que finalmente lo único que provocan es una carcajada, porque si me llegan a preguntar a mí, las respuestas habrían sido sólo monosilábicas. ¿Cuándo? ¡Ahora!; ¿Cómo? ¡Así!; ¿Con quién? ¡Contigo! Y es que la reportera estaba de muy buen ver. Pues lo dicho, después de este “ramalazo” de Fernando Esteso o Andrés Pajares que me ha dado sólo decirles y pedirles que dejen de darnos la vara con tanta encuesta.

Quizá la única cosa que pueda llamar mi atención en días como estos en los que los recopilatorios de imágenes, sonidos, resúmenes y demás, colman nuestras ansias de recoger información ciertamente desechable, es aquel “refrito”, así le dicen en el lenguaje audiovisual, en el que encontramos, las mejores caídas, los mejores golpes, o las mejores tomas falsas, porque si algo tiene el ser humano, es que le encanta reírse de los demás cuando les pasa algo que de este tipo. Lo siento, soy así de friki además de mala persona. Así que sólo espero que ustedes no se encuentren entre todos esos pobres diablos que se han tropezado y caído al mar con la bici, que han volado por encima de un tobogán porque se han dado demasiado impulso o que sin más, y por mirar a la rubia del escote de al lado, han tropezado con una farola. Porque si es así, yo me reiré.

Una cosa más, este año el mejor “refrito televisivo” que pienso ver en la tele lo voy e emitir yo. Y será aquel en el que sin encenderla me muestre el silencio de la caja “casi tonta”, sin imagen alguna y que tras unos breves minutos contemplando el vacío televisivo mostrado me pueda levantar y decir, no hay nada como cuando nada hay en la televisión…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s