RESACA…REMETE…

¡Vaya resaca nacional!. El 1 de enero se ha convertido en el día más silencioso del año. A ver quien se atreve a levantar la voz sea la hora que sea. El resultado sería como ver resucitar a los zombies de un cementerio acercándose a ti y balbuceando…”Fi-len-fiooo”. ¿Acaso los grandes bebedores no saben que tras una resaca al abrir los ojos lo primero que se les viene encima es el pesado brazo de la Ley Etílica? El mensaje es claro: Tiene usted derecho a obligar al resto a guardar silencio. Cualquier cosa que digan, le molestará sobremanera. Si no tiene quien le represente ante su mujer, llame a su amigo, él sabrá que decir.

No se si han dado cuenta, seguro que no porque estaban todos tan mal el primer día del 2010 que no lo habrán visto, que este día es el único del año en el que se pueden hacer cosas sin ser molestado. Por ejemplo, pues se me ocurre que; se puede dar un paseo sin encontrarte a nadie y tener que hacerte el falso saludándolo y preguntándole que tal su familia y demás o también se me ocurre la genial idea de disfrutar de un día de playa sin gritos, sin bañistas y sin…bueno, sólo con arena, mar y sol. El único problema que le veo a este día es encontrar un sitio abierto. Eso sí que es una auténtica aventura.

Desconozco si empinaron el codo mucho o poco el pasado 31, pero de lo que sí estoy seguro es que en un día tan señalado, hasta el más abstemio pierde un poco el norte tras haberse bebido hasta el agua del florero. Y es que este es un día en el que la gente se desinhibe, irradia alegría descontroladamente y acaba por hacer cosas de las que luego no se acuerda. Siento decirles, y aunque eso dañe mi ya deteriorada imagen, que fue mi caso.

Llegado el día 31 y como es normal en todas las familias, cené con los míos, me comí las uvas y brindé con champán por el nuevo año. Tras haber departido sobre asuntos políticos con el padre de mi padre, que no es el tío de mi sobrino, me acerqué a casa de mis mejores amigos. Tras los abrazos que sellan la llegada del nuevo año, abrazos que sólo te das una vez al año para que eso no dañe tu masculinidad, me tuve que comer otras 12 uvas porque según mis amigos sino mis sueños no se cumplirían. Tras el ritual, volvimos a brindar con champán.

La siguiente visita la realicé en casa de mi jefa, ya saben que un poco de peloteo nada más comenzar el año siempre viene bien. Pues tras saludar a todo el mundo allí reunido, mi jefa, mujer que odia tirar la comida, me obligó a comerme otras 12 uvas porque había comprado 3 kilos pensando en que seguro que faltaban. Además su argumento fue de lo más clarificador, o te comes las uvas o el año que viene no te las comes. Dicho esto y tras ingerir otra docena de pequeños óvalos verdes, abrieron otra botella de champán y llegó el brindis.

Ese fue el último recuerdo que tengo, el brindis en casa de mi jefa. La siguiente imagen que ví fue la de gente corriendo de un sitio para otro en lo que parecía ser una fiesta blanca mientras yo permanecía tumbado. El sonido que alberga mi memoria era como de música electrónica, ya saben, molesto constante y agudo. Alguien ataviado como un ángel al ver que recobraba un poco el sentido se me acercó y me preguntó: ¿Cómo te llamas? Hasta en este estado ligo, pensé. Así que tras contestarle, lo siguiente que llegó a mi gran pabellón auditivo fue: “Planta 4ª, a observación”.

Así es estimados amigos y amigas. El 1 de enero desperté en el Hospital, por lo que me perdí todo lo nombrado anteriormente, los paseos, la playa, o el buscar un sitio abierto donde comprar… Y les aseguro que tras haber salido del recinto hospitalario aprendí algo muy importante, que soy alérgico a las uvas.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s