A PROPÓSITO…



Como ya llevamos una semana de este nuevo año, creo que ya podemos empezar a hacer un balance de, hasta que punto, hemos cumplido nuestros propósitos para el 2010. Yo voy a comenzar siendo el primero, luego, sólo espero que ustedes también hagan lo mismo.


En esta reflexión les contaré que mi primera promesa para el nuevo año, era la de llevar una dieta equilibrada, algo que seguro comparto con todos. Después del atracón del 31 de diciembre, supongo que es normal que en siete días no haya comido, me comí un pollo entero, un pavo relleno y una vieja a la espalda, no me refiero a que se me subiera la abuela a la chepa, me refiero al pescadito que aquí tanto nos gusta. Así que hasta el momento, sigo haciendo la digestión por lo que no he fallado en mi propósito.



También decidí dejar de fumar. El tener hasta 4 cigarrillos en la mano y darles una calada a la vez, me convirtió en el “recordman” que más cilindrines cancerígenos fumaba de una sentada. Sólo con decirles que era tanto lo que fumaba, que hasta me patrocinaba una conocida marca de tabaco, ¡imagínense!. Además, quizá el que siga trabajando por la tarde en la fábrica de quemado de neumáticos y sea el encargado de destupir la chimenea, haya calmado mis ansias de fumar. Pero bueno, yo al menos no he faltado a mi promesa.



En cuanto a lo de hacer más deporte, tendría que decir a mi favor, que no debería haber dicho “hacer más deporte” sino más bien, hacer algo de deporte ya que el único ejercicio que hacía hasta ahora el de conciencia y la verdad es que así muchos músculos no se mueven. Pero gracias a la crisis este año cumpliré mi propósito, desde el 1 de enero, vengo caminando desde Las Palmas hasta mi trabajo aquí en Firgas, por lo que me estoy ahorrando un dineral en gasolina. Algo que se une a mi otro propósito, el de ser más ahorrativo.



Cómo ven, en mi balance, me he portado mejor que bien. No sé cuanto podrá durar pero he de serles sincero, en lo único que no he cumplido ha sido en el propósito de no mentirles tanto. Lo siento, hay que cosas que por mucho uno quiera, no las cambia ni el nuevo año…



Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s