MRS. ROBINSON



¡La que ha armado Iris Robinson!. Para aquellos que no sigan la actualidad política británica, les pongo en antecedentes. La susodicha señora de 60 años, es la esposa del primer ministro de Irlanda del Norte y al parecer mantuvo alguna que otra relación extramatrimonial, algo que, dentro de su estado ultraconservador es impensable. Además, la buena señora, protestante y puritana, afirmó la semana pasada que Dios la ha perdonado por su relación extramarital con un joven de 19 años. Quien seguro no le concede la absolución será su marido porque de ser el primer ministro de Irlanda, ha pasado a ser, el astado número uno del país británico.


Por lo visto, uno de los amantes que tuvo, porque fue más de uno, fue un carnicero, y es que ahí no queda la cosa ya que, además también cazó a su hijo de 19 años. Quizá ese haya sido el escándalo más sonoro de la señora Robinson. El marido, posiblemente podía haber tolerado un desliz, pero dos o más y encima uno de ellos con un casi menor, creo que no lo tolera ni el más crápula.


Iris, me voy a permitir el lujo de tutearla, porque a lo mejor estoy dentro de su perfil de atractivos efebos, además de ser la esposa de un ultraconservador, es una xenófoba y homófoba declarada. Me alegra saber que no se esconde si tiene que criticar a negros u homosexuales, lo mejor de todo es que tampoco se esconderá ahora al ser declarada públicamente y por sus amantes, como ninfómana empedernida.


Y es que el poder y el acceso al pueblo llano, cuando se está en lo más alto posibilitan tener esos encuentros esporádicos con amantes furtivos. Dado el caso y después de la que ha montado, Iris debería ir pensando en relacionarse con alguien al que le haya ocurrido lo mismo. Dentro de los elegidos, podría estar tranquilamente, Bill Clinton, quien parece no curarse de su adicción a tocar el saxo, el saxo de otras. O incluso con Tiger Woods, otro al que se le contaban las amantes por centenas. Aunque este último al ser negro creo que se sale un poco del perfil de Iris. Suponemos que promiscua sí, pero interracial nunca…


Dentro de los detalles curiosos que ha levantado la polémica Iris, aunque no ha sido lo único que ha levantado, podemos encontrar la vuelta a las listas de éxitos musicales de la Banda Sonora de Mrs. Robinson, tema principal de la película El Graduado, donde una madura Anne Bancroft seducía a un joven Dustin Hoffman. Quien le iba a decir a su director, Mike Nichols, que 43 años más tarde, la cinta se reproduciría de forma tan real en el Reino Unido.


Sólo espero que en mi próximo viaje a Irlanda del Norte, que probablemente será la semana que viene, espero no encontrarme por allí la mayor atracción del país de estas semanas, el Arco de Iris.


Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s