¿ANDE ANDARA LA GRIPE A….?


¿Se han fijado que ya ninguno de nosotros se asusta cuando alguien nos estornuda cerca? Algo que no pasaba a comienzos del verano cuando llegó de repente la canción del verano en forma de virus.

La cuestión en sí es que, el alarmismo que se provocó cuando el virus de la Gripe A pasó a ser pandemia, indujo a la población mundial a volverse más excéntrica si cabe en sus hábitos diarios. ¿Ahora qué vamos a hacer con tanta mascarilla, una vez que provocamos que se agotaran en las farmacias haciendo de esta forma que los médicos tuvieran que operar con paños de cocina amarrados al cuello?

¿O de qué nos van a servir todos esos geles para lavarnos las manos, que son neutralizantes de virus y que en mi caso me costaron un ojo de la cara porque se los tuve que comprar a un reventa fuera del supermercado ya que se habían terminado cuando fui a buscarlos?

Claro que ahora la directora general de la Organización Mundial de la salud, una mujer con un apellido que suena igual que si te dieras un golpe con una campana inmensa, Margaret Chan, pues se lava las manos, y seguro que no con un gel como el mío, y dice que hemos tenido suerte y que todos preferimos una pandemia leve con un amplio surtido de vacunas, a una pandemia grave con un suministro inadecuado de inmunizaciones. Vamos que ha quedado bien con todo el mundo diciendo que las farmacéuticas han ganado lo suyo distribuyendo grandes cantidades de vacunas y que las que no se han vendido están ahí, que más vale que estén, a que no.

Es curioso todo el miedo que tuvimos, bueno más bien, que nos inculcaron, ya que todo era: consejos, información, datos de la última muerte que tuvo lugar en la Conchinchina pero como era de gripe A abría todos los informativos y demás parafernalia. Pero a mi todo eso me dio igual, yo más chulo que un ocho pasé de estornudarme en el codo, no como mi amigo el Roca que tiene todas las chaquetas verdes a la altura de los antebrazos. No, yo me estornudaba en el espejo, pa´ no tenerle miedo al virus. No cogí gripe ninguna, pero si me llevé una somanta de palos de mi madre por tener los espejos llenos de escupitajos.

Pues queridos y estimados oyentes (lectores) siento decir que al final sólo hubo una cosa cierta de todas las que oímos sobre la nueva pandemia y es que efectivamente se produjo una mutación. Y fue gramatical ya que de la conocida pregunta que todos hacíamos hace unos meses con voz trémula de: ¿Tiene la gripe A? Ahora la misma cuestión ha mutado cambiando la interrogación de lugar quedando así: ¿Tiene la Gripe? Ah…


Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s