PLEASE DON´T STOP THE MUSIC…

Por fin alguien le hace frente a la Sociedad General de Autores y de qué forma. De repente las peluquerías catalanas han adoptado la idea de ofrecer a los usuarios/as de sus centros de belleza la posibilidad de que sean ellos quienes pongan la música que acompañe su proceso de embellecimiento.

Les explico, la SGAE ha introducido un canon por tener conectada la radio para el entretenimiento de clientes y empleados en peluquerías, de esta forma se pretende proteger los derechos de los autores de las canciones que se escuchan por la conocida propiedad intelectual. Pues los salones catalanes hacen frente a esta imposición dándoles a sus usuarios/as la oportunidad de escuchar lo que les gusta. De esta forma además se ahorran los seis euros mensuales que pide la SGAE a los salones pequeños (de menos de 50 metros cuadrados) y doce euros a los grandes (hasta los de 100 metros cuadrados). Como diría la famosa cantante Rhianna: “Please don´t stop the music…”

Y es que conociendo el carácter más que “ahorrativo”, por llamarlo de alguna forma, de los catalanes, el que les exijan de repente que tienen que pagar por algo que ha sido completamente gratuito toda la vida ha despertado el ingenio. Y no me parece mal, porque como siempre digo, ante situaciones adversas, medidas inteligentes. Lo único que me preocupa es que de repente a algún cliente fan de la música de gasolineras se le ocurra llevar a mi centro de estética mientras me hago la permanente o me peinan con la raya al centro, una cinta de Camela o “Lo mejor del Fary”. Y lo digo con todos mis respetos para aquellos que aman este tipo de música, que no es la que amo yo.

¿Pero se imaginan que de repente y ante la posibilidad de que ocurriera algo similar, en el resto de locales que frecuentamos sucediera lo mismo? ¿Qué oiríamos en el dentista? ¿Sólo el desquiciante sonido del minitaladro del especialista más temido perforando la dentadura de sus pacientes? ¿O en el peor de los casos el grito del sufrido enfermo dental al que no le ha hecho efecto la anestesia?

O que pasaría si de repente entras en unos grandes almacenes como en la época pasada, en Navidad y lo único que se oye es….la música del aire acondicionado. Seguro que los de la SGAE acaban pidiéndoles también un canon por este sonido que estará registrado a nombre de John “Whirpool” o Tony “Daikin”. Y ya por último y sin ser irrespetuoso, ¿qué pasará en las Iglesias cuando haya que cantar: “Santo, santo Santo es el señor”¿Qué va a venir uno de la sociedad general a pedir cuentas al cura por no cantar un tema registrado por el padre de Cristo?

Sinceramente, no entiendo porque, cuando menos dinero hay, más dinero piden y encima por algo que nunca se ha pagado. Me alegra que las peluquerías catalanas hayan sido las pioneras en poner en marcha la que considero “Ley de la propiedad Individual”. Yo por si acaso, estoy comprando discos como un loco, no vaya ser que de repente me cojan silbando por la calle y me pidan derechos de autor. Pero como sigan así los de la sociedad, van a dejarnos sumidos en el más profundo silencio provocando que se convierta en realidad la máxima de Ilich Tchaikovski, en la que aseguraba que: “Si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco”.

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s