UN ESPÍA ALGO PÍO



Ayer comenzaba en la Audiencia de Madrid, el juicio contra el ex espía Roberto Flórez acusado de traición al país y que, por esta razón, hace frente a una petición del fiscal, de 12 años de cárcel por entregar información confidencial a los servicios secretos rusos. Flórez, miembro del Centro Nacional de Inteligencia, el CNI, en su día ofreció sus servicios al número tres de la embajada Rusa en Madrid, Petr Melinkov, hace ahora 7 años.

Noticias como esta no dejan a nadie impasible y es que ante tanto desconocimiento que tenemos de nuestro país, a más de uno se nos hace verdaderamente increíble, que un espía…que por cierto he de decir que esta es la primera noticia que tengo de la existencia de espías españoles, haya, presuntamente, sacado información que puede poner en peligro la seguridad nacional para dársela a los rusos. Cierto es que el asunto tiene toda la pinta de formar parte del guión de la última película de James Bond, pero en versión a la española. Y sobre todo cuando nos enteramos que encima al tal Flórez lo cazaron cuando investigaban a uno de sus compañeros que se bajaba, desde el ordenador del CNI, fotos de niños, grave asunto, pero igual de grave cuando eres espía y lo haces desde tu centro de trabajo.

Además, viendo la forma de actuar del ex espía, el asunto en cuestión sería más creíble si lo hubiese escrito Francisco Ibáñez para uno de sus comics de Mortadelo y Filemón, pero claro, siendo esto España, como no iban a suceder las cosas de la siguiente manera… Por lo visto, el agente Flórez, mostró su interés a la embajada Rusa, a través de una carta en la que les explicaba que, a cambio de una suculenta cifra de euros, él, estaba dispuesto a pasarles información secreta de nuestro país.

Ahora yo me pregunto: En primer lugar, lo lógico si eres espía, es no dejar rastro. ¡Y este va y les manda una carta!, y seguro que para que constará en el registro de entrada de la embajada rusa, les adjuntó fotocopia del DNI y hasta su número de carné de socio del Videoclub. Vamos, que eso no es lo normal, y no es que yo sea espía o sí, si se considera mirar por la ventana del vestuario de las chicas en mi etapa del instituto, pero a lo que voy, es que, no es racional lo que este pobre hombre hizo.

Y la segunda que me surge es, ¿acaso España tiene secretos que puedan interesar a otros países, como es en este caso, una superpotencia venida a menos como la rusa? ¿De qué secretos estamos hablando? ¿Acaso de los ingredientes de la tortilla de papas? ¿O cómo se hace un buena Sangría? No sé a ustedes pero a mí me da la impresión de que este espía, quiso sentirse por un momento, importante y como 007, pero en este caso con “Licencia para timar…”

Lo mejor de todo es que el juicio se está desarrollando a puerta cerrada para…digamos que, no se sepan nuestros secretos, pero siento decirles que eso no servirá de nada, porque si por algo nos caracterizamos los españoles, es por no saber guardar un secreto. Así que ya nos enteraremos de todo en pocos días, se los aseguro…


Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s