NO HAY JÚBILO EN ESTA JUBILACIÓN…

Todos, a día de hoy, somos conocedores de la polémica medida que tiene pensado implantar el gobierno del estado español sobre la jubilación. Dejar de trabajar más tarde, cuando tengamos 67 años. Y aunque la implantación de esta iniciativa, se ha planteado se haga, progresivamente, ni con esas cuenta con el apoyo de los españoles.

Siendo España un país, que no se caracteriza precisamente, por tener entre sus habitantes a personas que disfruten con el trabajo, me parece que la medida no va a contar con el apoyo de los españolitos. Desde el ejecutivo estatal argumentan que es necesario, que mientras el superavit de la seguridad social cae un 41% y las arcas del Gobierno aumentan sus deudas, estos índices podrían provocar que las pensiones de muchos, dentro de unos años, peligraran.

Pero por un momento piensen, ya no en las personas, como los funcionarios que tienen un horario de oficina y que desempeñan su función, entre eternos desayunos y constantes salidas a la calle a fumar, sentados ante una mesa. Hablo de aquellos que desempeñan tareas más duras y cuya espalda a lo mejor no pueda soportar ni un minuto más la labor diaria de descargar escombros, recoger papas, colgarse de un andamio y demás trabajos, que considero inadecuados para un cierto tipo de edades. Esos serán los grandes perjudicados.

Y para colmo de males, la población española crecerá en más de 2 millones de habitantes en los próximos 40 años y tendrá el doble de personas mayores de 64 años que en la actualidad. Vamos, que en España el que venga de turismo desde el exterior se encontrará una nación de “viejunos” y encima trabajando. No me imagino como se le quedaría la cara a un grupo de adolescentes extranjeros que, con la intención de disfrutar de las noche española, en la discoteca de moda, son atendidos por una camarera de 67 años, con más arrugas que la camisa que llevo hoy, que son muchas, y con menos dientes que un boxeador.

Y es que es normal que nuestra población envejezca y lleguen menos niños a España. ¿Cómo vamos a procrear, si estamos hasta los 67 años trabajando? ¿Con quien vamos a dejar los niños? ¿con sus abuelas de 120 años? De esta manera se entiende que cuando la cigüeña sobrevuela nuestro país, siga de largo.

Diferentes colectivos, ya sean públicos o privados, han mostrado su rechazo a esta nueva medida por la que tendremos que trabajar 730 días más en nuestra vida laboral. Nunca pensó Javier Bardem, que el papel que le sirvió para conseguir el oscar en la película de los hermanos Coen, representara de forma tan explícita lo que no queremos que pase en España; “No es país para viejos”.

Lo que tengo claro es que si voy a tener que pasar mi vejez trabajando, que sepan que mañana mismo me voy al registro a cambiar mi fecha de nacimiento para que no me coja esta nueva reforma. Lo peor de todo, es que aquellos que no lleven a cabo mi genial idea tendrán que hacer frente, como dice la frase “Ora et labora”, a una vida de contemplación y de acción. “Reza y trabaja”, es el significado de tan conocida regla a la que yo le sumo: “Reza por tener un empleo y trabaja para que te dure hasta los 67 años”.

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s