3D DOS DE CERCA…



¿Se han fijado ustedes a qué velocidad va la tecnología? Sin ir más lejos, porque luego tendría que volver, el cine ha dado un paso de gigante con eso del 3D. Para los menos culturizados, tecnológicamente hablando, es como si a la hora de ver una película, pudieras tocar los objetos que en ella aparecen ya que estos dan la impresión de estar en relieve.

O sea, una pasada, la película que ha marcado un punto de inflexión en esto de las tres dimensiones es Avatar. Unos bichos azules muy altos, que además tienen cola, que no rabo y son muy ecologistas, no ecologista de separar las latas y el papel en la basura, no. Ecologistas de cuidar el medio ambiente, tanto la flora como la fauna.

Pues con la películita esta su director, el único director de cine que tiene apellido de cámara gigante, James Cameron, ha conseguido batir el record de recaudación en la historia del cine al alcanzar la escalofriante cifra de 2 mil millones de dólares. Claro, que también el buen hombre se ha inventado un planeta, un idioma para sus habitantes, una vegetación alucinante y unos animales no menos espectaculares. Y todo ello como si pudieras tocarlo.

Y es que está claro que el futuro del cine se haya en este nuevo sistema. Incluso algunos ya se han atrevido a pensar en hacer películas porno para aprovechar el tirón del 3D. Ahora estos innovadores cineastas nos mostrarán cosas que antes sólo se podían ver de lejos y que por suerte, para tipos como yo que no ligan nunca, servirán para ver con detalle y en relieve partes de la anatomía del sexo contrario completamente desconocidas hasta ahora.

Pero todo lo bueno siempre lleva consigo algo malo. Lo negativo de todo este asunto es la advertencia que han lanzado algunos médicos, en la que aseguran que el 3D no es bueno para todos ya que puede provocar mareos, estrabismo y no sé que otra historia más, pero seguro que nada bueno. A mi me daría vueltas la cabeza si tengo que ver en 3D la cara de mi suegra y esa berruga que tiene y que ella insiste en llama lunar, saliendo de la pantalla. Una imagen así provocaría una huida en masa del cine.

Quizá el ver imágenes tan cerca y tener la sensación de que puedes tocarlas suponga un problema para unos pocos pero el resto mientras, disfrutaremos de las tres dimensiones, siempre y cuando la cosa no pase de ahí, no vaya a ser que la próxima novedad implique que te puedan zurrar a través de la pantalla, a esa sí que no me apunto. No pudo estar más equivocado el inventor del cine, Auguste Lumiere al decir que “Mi invento no es para venderlo. Puede ser explotado durante algún tiempo como curiosidad; aparte de eso, no tiene ningún futuro comercial.”

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s