¿HACER FOOTING O IR EN FOTINGO?



Es verdad eso de que el footing potencia el cerebro. Un reciente estudio refleja que el ejercicio aeróbico, como es el del footing, genera beneficios inéditos para el cerebro, entre ellos la generación de nuevas neuronas en el hipocampo y una mejora notable de la actividad mental. Lo mejor de todo es que lo estoy experimentando a diario.


Por lo visto, las conclusiones a las que han llegado científicos británicos y estadounidenses se han basado en el trabajo de laboratorio, tras observar la constante actividad a la que sometieron a dos ejemplos que se pueden trasladar con total normalidad a nuestra raza…los elegidos fueron dos ratones.


Y es que el experimento consistió en hacer correr en la rueda corredera a uno, mientras al otro le dejaban llevar una vida sedentaria sin actividad física alguna. El posterior paso, consistió en ponerles frente a un ordenador. Sí, sí, frente a un ordenador ante la imagen de dos cuadrados idénticos y si tocaban el cuadrado de la izquierda, se les daba un azucarillo. Por lo visto el que más acertaba era el ratón corredor.


Claro, la conclusión que yo saco de todo esto es que, el ratón corredor siempre acertaba porque era la única forma de conseguir azúcar después de las fatigas que le estaban haciendo pasar con tanta carrera diaria. Mientras que el otro pasaba de acertar, porque la teoría es clara, encima que estoy todo el día “tirao” y cogiendo kilos, pretenden además que engorde comiendo azúcar. Más bien no.


Respecto a los humanos, mi teoría sobre el footing quizá se acerque más a la realidad, ya que, un alto porcentaje de personas que realizan esta actividad física lo hacen para tener un mejor cuerpo y de esta forma gustar y gustarse más. Porque estoy seguro que la mitad de ellos cuando termina el día no han abierto un libro.


Y si en realidad es cierto que el footing beneficia nuestra actividad neuronal, que se dejen de experimentos con ratones y se vayan a cualquier consejo de sabios, biblioteca pública o universidad y hagan una encuesta a ver cuantos cerebritos van a correr a diario para que su cabeza funcione mejor. Me da que el número no sería muy alto.


Así que yo, como les comentaba al comienzo de esta editorial, voy a seguir experimentando con este deporte, como lo estoy haciendo ahora mismo. Y que no es de otra forma que, admirando como corren esas bellas muchachas con una ropita tan ajustada. Y es verdad que el footing beneficia la actividad cerebral porque no se pueden ni imaginar la de cosas que están pasando por mi cabeza en momentos como este…

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s