TUTANKAMON, FARAON DE LAS PATOLOGIAS CRONICAS…



¿Cómo es posible que después de tantos siglos se siga hablando de la muerte de los faraones? Cierto es que para todos sigue siendo una incógnita las grandes pirámides que en Egipto construyeron, además de tantos y tantos adelantos que se hacen impensables en una época tan arcaica. Ayer leía una noticia que me resultaba completamente sorprendente. Por lo visto, y después de múltiples investigaciones, parece que ya se ha desvelado, el gran secreto de la muerte del famoso faraón Tutankamon.

El misterio que ha rodeado siempre la muerte de este regidor egipcio tuvo mucho que ver, sobre todo, por el corto espacio de tiempo que duró su reinado, siendo este tan sólo de nueve años, así como de la temprana edad a la que murió, a los 19 años. Siempre se dijo que Tutankamón había sido asesinado, pero ¿quién se atrevería a sacrificar a la máxima deidad terrenal egipcia a sabiendas del castigo eterno que sufriría?

El contenido de la noticia explicaba que un nutrido grupo de investigadores de una asociación, de la cual voy a obviar su nombre, no porque tenga algo en su contra, sino porque al ser tan largo este se me llevaría media editorial, han constatado que el Rey egipcio murió por una enfermedad ósea y por tener malaria crónica. El estudio lo han realizado analizando los restos óseos que de él se conservan. Además, se ha observado que el faraón llevaba una plataforma en uno de sus pies, presuntamente porque tenía una malformación causada por una fractura que se le pudo infectar.

Y por si fuera poco a esto se le suma que en su tumba se encontró una farmacia para que pudiera calmar el dolor en la otra vida. No se especifica que tipo de medicinas contenía su sepulcro pero al ser tan adelantados estos egipcios, no descarto que tuvieran aspirinas, Clamoxil y hasta Tamiflu por si aparecía la Gripe A.

Me da realmente pena que de repente la imagen de un personaje tan insigne de la historia se vea ahora deteriorada por este estudio en el que se demuestra, y así lo afirmo, que el pobre Tutankamon estaba hecho una piltrafa. Supongo que ahora el paso siguiente será que empiecen a salirle antiguas amantes y que vendan sus secretos de cama en Telecinco. Creo que una de las que podría haber tenido una presunta relación con el joven faraón es Marujita Díaz, lo digo por lo de la coincidencia cronológica de su edad y la de la era faraónica.

Por cierto que se me olvidaba comentarles que la malformación ósea y la malaria que sufría el joven rey no son las únicas patologías que se le han encontrado. A lo ya referido hay que sumarle la presencia de una enfermedad como es la Ginecomastia, o lo que es lo mismo, el desarrollo excesivo de las mamas en los varones como resultado de un desequilibrio hormonal.

Vamos a ver, ante tal panorama y viendo todas las enfermedades habidas y por haber y lo “extrañas” que resultan, aquí al amigo Tutankamón, le habría venido mejor que no hubiesen encontrado jamás su cuerpo momificado o incluso que los ladrones hubiesen robado su tumba, porque si estaba enganchado a los fármacos, tenía un desequilibrio hormonal lo que le provocaba el crecimiento de los pechos y encima llevaba plataformas…Tutankamón más que un rey…..era una reinona.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s