CON LOS PIES EN LA TIERRA….



Por fin he terminado de barrer. El pasado domingo decíamos adiós a la calima. La cantidad de tierra que cayó sobre nuestras islas en estos días cambió por completo la imagen, y no la semejanza, de lo que conocemos como puntos principales turísticos. Es curioso como multitud de turistas paseaban por las dunas de Mesa y López para luego meterse en El Corte Inglés.


El fenómeno que nos deja casi ciegos y asfixiados cada cierto tiempo se produce por una masa de aire cálido procedente de África, que suele venir acompañada de gran cantidad de polvo en suspensión. Es curioso porque para mi la única suspensión que existía hasta conocer esto de la calima era la de los coches y en cuanto al polvo…. sí pues eso.


Y es que en esta ocasión, el citado fenómeno meteorológico, provocó que la Agencia Estatal de Meteorología decretara la alerta amarilla por calima. Yo sinceramente, y dado el carácter arenoso del asunto, habría decretado la alerta marrón, sobre todo para asociarlo al hecho, pero bueno, ellos son los que saben. Pues lo dicho, que la cosa tenía su peligro y es que el motivo de la alerta no era otro que avisarnos del peligro de poca visibilidad. En los casos más extremos, esta se reducía en menos de un kilómetro, algo que algunos agradecimos cuando somos tan poco agraciados. El que no se nos viera de lejos ha jugado en estos días a nuestro favor.


Y que decirles de las personas mayores que quedaban asombradas ante la cantidad de arena que cayó este fin de semana, por ejemplo en Gran Canaria. Para recabar datos y poder hacer esta editorial, decidí hablar con una anciana de las medianías y le pregunté si recordaba haber visto alguna vez después de tantos años, una calima tan intensa.


La anciana me dijo que esta es la primera vez en su vida que había visto tanta tierra. Curiosamente, cuando tuvimos borrasca pregunté a la misma señora si recordaba haber visto alguna vez después de tantos años, unas lluvias tan intensas y me dijo que era la primera vez en su vida que veía algo así. Es más, estoy seguro que si el año que viene le hago las mismas preguntas a la misma anciana, las respuestas serán idénticas a las de este año. Siempre es la primera vez que ven algo así.


Lo mejor de todo como han asegurado los meteorólogos es que una vez que la tierra se ha marchado, por fin podemos volver a ver cielos despejados y con la primavera, que llegaba este pasado sábado, las temperaturas serán más agradables y prácticamente no habrá lluvias. Bueno, para quedarme más tranquilo, mejor me llamo a Rappel o a alguno de estos que dicen el futuro porque seguro que acabará acertando más.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s