HACIENDA SOMOS TODOS…



Desde hoy ya se puede solicitar el borrador para la declaración de la renta correspondiente al año 2009. Es momento de hacer números, balances económicos e intentar que la declaración no nos salga muy positiva. Es curioso porque cuando a mi se me presenta algo positivo es bueno, sin embargo, los de Hacienda han hecho que el término positivo signifique pagar, lo que ya lo convierte en algo malo.


El año pasado tuve que desembolsar 150 mil euros al fisco porque me descuidé con mis propiedades. Algunos listos prefieren poner sus posesiones a nombre de sus mujeres o familiares más cercanos con la intención de ver reducido así el dinero que tendrán que abonar a las arcas del Estado. En mi caso, la casa que tengo en Miami y que puse como residencia habitual con un código postal de aquí fue lo que hizo que mi renta subiera en exceso, algo que este año no pienso hacer.


La verdad es que…ahora que lo pienso, Hacienda nunca me ha devuelto. Siempre he pagado y bastante dinero. Según dicen hay truquitos para pagar menos o incluso para conseguir que te devuelvan. Con este último comentario no estoy alentando a nadie a que defraude, aunque para mi defraudar sería no dar la talla sexualmente hablando. Entre los comentarios que he oído por ahí, hay quienes prefieren que se les abone la mitad del sueldo a través de “dinero en negro”. Esto último no lo he entendido muy bien, o es una nueva moneda sólo con valor en África o te pagan con monedas de chocolate.


Algunos han llegado a afirmar que la mejor forma de defraudar a Hacienda es reduciendo nuestro patrimonio a la mitad. Algo que mi tio Gilito no entendió bien cuando se lo explicaron, puesto que en su declaración, afirmó tener la mitad de seis casas y dos medios coches, en vez de argumentar que su patrimonio lo constituían 3 casas y 1 coche.


Peor fue mi tía Gertrudis que nunca cotizó a la seguridad social y nunca utilizó un banco para guardar su dinero. Todo lo que ganaba vendiendo las frutas y hortalizas que plantaba en sus 3 mil hectáreas de terreno, lo guardaba en el colchón. Imagínense el disgusto que tuvo el día que se quedó dormida con un cigarro encendido entre los dedos y su colchón ardió hasta quedar reducido a cenizas.


Yo la verdad es que aún no se como voy a hacer mi declaración de la renta porque por lo visto la puedes hacer a través de un borrador que te mandan. Sinceramente, el único borrador que he conocido en toda mi vida es el que se utilizaba en mi colegio para, obviamente, borrar la pizarra, y que me dejó varias brechas en la cabeza por ser el elemento arrojadizo preferido de mi profesor. Y si ese es el borrador que me manda Hacienda, ni lo toco.


Haré como siempre, le daré todos mis datos fiscales y demás facturas a mi contable y que sea él el que me haga la declaración como cada año. A ver si tengo tanta suerte como él porque cada año que pasa le veo más rico y justo, justo coincide con la época de las devoluciones desde el Ministerio de Hacienda. Bueno, seguro que son cosas mías….


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s