HUELGA DE BALONES CAIDOS…



Estamos a punto de asistir al fin del mundo…la huelga de futbolistas. Algo que provocará el pánico generalizado y la histeria colectiva. Este próximo fin de semana está previsto que los futbolistas de primera y segunda división vayan a la huelga, lo que desembocará en un maremagnum de controversia social.


Cuando ya nos habían acostumbrado a tener fútbol a todas horas, este próximo fin de semana se presenta como histórico por la posibilidad de que no haya jornada de liga. Lo voy a decir claro para que todos los entiendan…¡Yassssss! Esa será la expresión más utilizada por todos aquellos amantes bandidos del fútbol y que este sábado y domingo tendrán que buscar una alternativa de ocio para darse cuenta de que hay más cosas en la vida.


Les propongo a todos esos hombres, y digo hombres sin ánimo alguno de ser sexista, puesto que todos sabemos que la gran mayoría de seguidores del deporte rey son masculinos, exceptuando a alguna fémina que asegura gustarle el balompie, cuando realmente lo que le gusta son las piernas de los que golpean el esférico. Pues les decía que mi proposición, sin ser indecente pero sí convincente, para todos aquellos que no tengan idea de qué hacer en estos días de ayuno deportivo, que hagan lo siguiente:


Que salgan de casa y den descanso a esa falsa agorafobia, y que en la mayoría de casos se inventaron para no tener que ir con sus esposas al centro comercial de turno. Les sugiero que disfruten del mundo rural y vean que existe más zona verde en el campo que el césped de un terreno de juego. Que oigan el silbido de los pajaritos, sonido que dista mucho del silbato de los árbitros y que respiren hondo. Pero con cuidado que muchos sólo estarán acostumbrados al aire viciado.


Otra de las iniciativas que les propongo es que cojan un libro y lo utilicen para algo más que sostener la pata de la mesa de la cocina, aunque se que esta opción está destinada al fracaso ya que una vez que se desconvoque la huelga, el libro volverá a su natural sitio de elemento improvisado de sujeción mobiliaria.


Piensen, sí, sí, tan sólo piensen. Hagan que su mente descanse y sientan que en la vida hay algo más que fútbol. Aunque si hacen esto corren peligro. Conozco a un señor que una vez lo intentó y tuvo que ir al psiquiatra. El señor en cuestión aseguraba que mientras intentaba pensar, oía voces, las voces del carrusel deportivo.


Se que mis alternativas no se acercan ni lo más mínimo al derroche de testosterona que provoca en nosotros un partido de fútbol. 90 minutos en los que nos transformamos en verdugos de linieres, auxiliares y entrenadores, donde empujamos imaginariamente con la vista, la pelota que no quiere entrar en la portería contraria y donde damos rienda suelta a los insultos que en la oficina no somos capaces de proferir ante el jefe, por una situación con la que no estamos conforme. Esa es en definitiva la esencia del fútbol.


Por cierto, dicen que este fin de semana pasado se jugó un partido importante, un Madrid – Barca o algo de eso, aunque no sé porque extraña razón no recuerdo el resultado. ¿Será que mis neuronas se habrán puesto en huelga también?


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s