¿LOS QUE SUDAN MUCHO, SON DE SUDÁN?

Que bien que ya no voy a tener que inventarme remedios caseros para combatir la sudoración que sufren mis axilas. Por fin alguien ha pensado en la gente como yo que padece del problema al que a mi me gusta llamar, “Mal del río sobaquil”. Por eso de las grandes cantidades de sudor que se deslizan por esa zona.

Las personas como yo tenemos “Hiperhidrosis”, no se crean que este nombre hace referencia a un nuevo supermercado ubicado en el bajo de nuestro edificio. La Hiperhidrosis es la sudoración excesiva del cuerpo, independientemente del estado anímico de la persona. Y es un problema que sufren 176 millones de personas en todo el mundo y que dada su naturaleza genera en los afectados vergüenza, debilidad emocional y depresión. Pues toda esta alegría viene porque la Universidad Politécnica de Cataluña ha creado la primera camiseta que elimina el sudor. Se trata de un doble tejido que recoge el sudor y lo transforma en vapor. Por cierto que en la creación del proyecto ha participado la empresa Sutran. Suda Tranquilo.

Que alegría me supuso el conocer que por fin mis húmedos días habían terminado. No se pueden ni imaginar la cantidad de cosas que he tenido que hacer a lo largo de mi vida para esconder las manchas que se generaban en mis camisas por la gran cantidad de sudor. Recuerdo que en una ocasión, y dado que tenía una entrevista de trabajo muy importante, tuve que mantener con elásticos dos esponjas en mis axilas porque era mucho lo que sudaba. Aún así, cuando pasé a la entrevista, mi camisa ya estaba empapada porque me hicieron esperar más de lo que yo creía. Mi excusa fue que al lavarme las manos en el baño antes de entrar a la entrevista, el grifo del baño estaba mal y me salpicó tanto una como la otra axila, de ahí que se viera tan feo el asunto. Obviamente no me dieron el trabajo, primero por venir de casa con las manos sucias y segundo por mentiroso…

Pero lo peor que me ha pasado por padecer esta patología ha sido que casi no he tenido relaciones sentimentales, ya no porque conocieran mi mal, sino por las primeras citas. Sólo podía salir con chicas en invierno y en otoño, cuando había lluvia. Cada vez que veía que se acercaba un temporal de agua, quedaba con la chica que me gustaba y antes de llegar a nuestro punto de encuentro dejaba que la lluvia me empapara. De esta manera mis axilas no eran lo único mojado que ella veía.

Pues gracias a esta nueva camisa que me acabo de comprar, podré ir a entrevistas de trabajo sin temor a que noten que sudo, aunque con el paro que hay, pocas serán las ocasiones en las que las pueda utilizar. Aunque lo mejor será que ya podré quedar con chicas en el resto de estaciones del año y no sólo cuando llueva. Claro que ahora que lo pienso, ya no tengo edad para salir con chicas dada mi avanzada edad. Así que en definitiva me he quedado igual que estaba y encima me he comprado una camisa que me ha costado un ojo de la cara, y eso sí que me ha dejado sudando…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s