ESTA LA PAGO YO…


Que paguen por sus errores, esa es la iniciativa de varias formaciones de izquierda de diferentes islas que se han unido para que los políticos que cometan errores en su gestión paguen con su patrimonio y no seamos los canarios los que hagamos frente a los despropósitos de otros.


Según uno de los portavoces del colectivo asociado, en la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, se advierte de que las personas que de forma irresponsable incurran en errores e irregularidades que afecten a las arcas públicas, deberán responder con su patrimonio ante sus actuaciones fraudulentas.


De esta manera, como resaltaba el colectivo, se intenta que no vuelvan a suceder casos como los de Tebeto, Montaña Rayada o las Torres del Canódromo, entre otros y que le han costado a cada canario 500 euros. Cantidades que como aseguran, sumadas a las indemnizaciones derivadas de Cabildos y Ayuntamientos podrían llegar a los 1000 millones de euros.


Pero si existe una ley de régimen jurídico que recoge esta responsabilidad civil, ¿por qué no se lleva a cabo? Porque seguramente, quien hizo la ley hizo la trampa. Y es verdad que todos cometemos errores y que como seres racionales debemos ser coherentes con aquel que ha errado, pero no me negarán que su ustedes en su puesto de trabajo, sea cual sea, si cometen un error de magnitud considerable, lo primero que pierden es su estabilidad laboral y si la cosa es grave, las consecuencias pueden ser mayores.


En el caso de los políticos la situación es diametralmente opuesta. Un error cometido por alguno de ellos, estará siempre respaldado por el resto de su formación política, de su grupo de gobierno o de su socio en la ejecutiva siempre y cuando este no este muy involucrado con el asunto de cara a las siguientes elecciones. Pero que diferencia la responsabilidad de un político de la de un trabajador de a pie. Supongo que el poder, los contactos y la confianza en la soporífera actuación de la justicia.


En realidad, y el que no sea simpatizante de ninguna de las formaciones que se han unido para reclamar que cada uno pague por sus errores no tiene nada que ver, no creo que sea buena idea que los políticos paguen con su patrimonio los errores que cometan en su carrera como mandatarios de los canarios y les digo por qué. Pues porque dada la facilidad que tienen para cometer errores y visto que su patrimonio en algunos de los casos se ha enriquecido notablemente a través de tramas corruptas y demás, al final será peor el remedio que la enfermedad y terminaremos por pagar más. Ya lo dijo Upton Sinclair, “Con el dinero sucede lo mismo que con el papel higiénico”. Supongo que la lectura de esta frase es, cuando no lo tienes es cuando más falta te hace. Pues que no se gasten más nuestro papel higiénico, que buena falta nos hace.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s