BARBA…RO

Por una vez en mucho tiempo, los canarios no lideramos una encuesta. La protagonista de hoy es el estudio que una conocida marca de productos de afeitado ha realizado entre las mujeres españolas para conocer como prefieren a los hombres, ¿barbudos o afeitados?

El estudio ha demostrado que el 76% de las féminas prefiere a los hombres sin barba por motivos de suavidad e higiene. Estos datos son bastante superfluos puesto que no es nada nuevo que a una mujer le gusta más que la cara de un hombre parezca el culito de un bebe, sobre todo si esta se va a acercar más de lo normal.

Aunque si somos observadores, los canones de belleza masculinos han sufrido una gran transformación en los últimos tiempos. Del machote de pelo en pecho y barba de tres días que le da aspecto de un ser vil y despiadado, se ha pasado al varón metrosexual con menos pelo en la cara y en el resto del cuerpo que un pollo “pelao” que parece sacado de una revista de top-models andróginos. Pero las modas son pasajeras y al igual que ahora se estilan los hombres hiper-arreglados, en un futuro volverá el hombre descuidado sin tiempo para sí mismo. Ya lo dijo un visionario humorista como es Andreu Buenafuente: Yo no sigo las modas. Yo, las espero.

En cuanto a la encuesta en si, he de decir que los gallegos y los aragoneses son los que más tiempo dedican a su belleza personal y los que más se afeitan, mientras que la barba de dos días es más popular en Cataluña. Suponemos que el “look Pep Guardiola” habrá tenido algo que ver. Pero es curioso que en el estudio ni siquiera figuremos y me da la impresión de que no estamos porque hay gente como yo que en vez de barba de tres días lleva barba de trescientos días y eso a la empresa de productos de afeitado le estropearía la estadística.

Y si les cuento el motivo por el cual mi barba es tan grande y poblada, seguro que hasta el más pulcro cambiará de opinión y dejará que sean los gallegos y los aragoneses los que se afeiten tres veces al día. Me gusta mi gran barba por varios motivos, está claro que el principal es la utilidad que tiene en mí día a día…

¿Qué se te rompe un botón de la camisa? Tiro de uno de los pelos más largos de la misma y ya tengo remedio para coserlo.

¿Qué te gustan los pájaros? Que mejor sitio tienen estas aves para anidar que mi barba. Y lo calentitos que están en invierno.

¿Qué tengo hambre? Rebusco entre los pelos de mi barba restos de comida que se hayan quedado del almuerzo del día anterior o de otros días y ya estoy servido. No es la primera vez que evito que me den fatigas gracias a mi hirsuta despensa.

Y ya si les digo las cosquillas que le hace a mi novia cuando le doy un beso y que ella encima puede escuchar a los pajaritos cantar o disfrutar de un tentempié si tiene hambre patrocinado por mi “melena perillil” esa razón es la más convincente de todas.

Así que anímense y pongan una barba en su vida, y es cierta la derivación de una conocida frase al afirmar que: “Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas en buen lugar, y no les hablo de uno de los barrio de Firgas…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s