¿CUANTO LE DEBO MINIÑO…?

¿Estarían ustedes dispuestos a permitir el copago en la sanidad? Para los más despistados, decir que este sistema que planea por encima de nuestras cabezas, pretende imponer una fórmula de financiación sanitaria alternativa por la que los enfermos pagarían una pequeña cantidad de dinero a cambio de algunos servicios. Medida que funciona desde hace algún tiempo en diferentes países de la Unión Europea.


Según el Ministerio de Sanidad, esto provocaría que las arcas estatales no sufrieran tanto ya que son demasiados los gastos que produce el sistema sanitario español. Y es que son muchos los que consideran que mantener un sistema como este no puede durar eternamente y será necesario que reciba algún tipo de financiación, sea cual sea. Con este nuevo sistema se pretende además que las listas de espera se reduzcan, que los médicos puedan atendernos así con menos prisa y más atención y erradicar de una vez por todas el abuso constante de aquellas personas que van al médico sólo por aburrimiento. Ya lo contaba Manolo Viera en uno de sus chistes en el que relataba el encuentro de dos señoras en la consulta del médico: Una le preguntaba a la otra que donde había estado tanto tiempo que no la había visto por la consulta, por lo que la cuestionada contestaba que no había podido ir porque había estado mala.


Lo que me resultaría muy extraño sería el entrar en el médico, pasar consulta y tras conocer el diagnóstico de mi patología lo siguiente que escuchara fuera el sonido de la caja registradora con el montante total del coste de mi visita. Igual de extraño resultaría que al solicitar al médico el importe de nuestra factura este nos dijera solamente: Es la voluntad…


Mas asuntos que me hacen pensar que el copago de la sanidad está aún muy verde es el que nadie sepa si se pagará por horas o por consulta en general. Porque si pagamos por el tiempo que pasamos esperando fuera la factura podría ser desorbitada, pero si pagamos por el tiempo que estaremos en consulta, esta debería medirse en segundos. ¿Se imaginan ustedes que una vez que el médico le haga la receta, depués le pase la tarjeta de crédito por el datáfono? Firme aquí, gracias y vuelva a visitarnos cuando quiera. Además si como extras nos incluyen el material que suelen utilizar yo ya tengo mis alternativas.


Si me van a cobrar el palito ese de madera con el que nos miran la garganta, yo estaré prevenido y me llevaré de casa el palo del helado que nunca se que hacer con el. Si me saldrá caro el que utilicen el fonendoscopio para escuchar nuestro corazón, mejor que usen el vaso de yogur con un pequeño orificio en el fondo que utilizo yo habitualmente para escuchar lo que dicen los vecinos. Sobre los guantes esos de latex a los que solo les dan un uso, a mi no me lo van a cobrar, les presto los que utilizo yo para fregar la losa y luego me los llevo y con una gotita de lejía, tan limpitos que se quedan.


Ahora eso sí, el día que me tenga que hacer una revisión de próstata, que sepan que si creen que voy a dejar que me hagan un tacto rectal y encima tener que pagar por ello, están muy pero que muy equivocados, que ya bastante por saco, me da hacienda…


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s