MÁS PELOTAS….IMPOSIBLE…

Vaya fin de semana. Todito todo cargado de deportes: Fórmula 1, Tenis y el deporte Rey, el Fútbol. El pasado viernes comenzaba el mundial, cita que cada cuatro años y casi con la llegada del verano, provoca que después de una sobredosis liguera, aquellos que aún están sedientos de visionar partidos de balompié tengan un chute más y ven como su adrenalina se dispara a través de más y más partidos durante un mes.


La situación en la que me he visto envuelto en estos días ha sido de lo más variopinta. Sinceramente a mi el fútbol ni me gusta ni me deja de gustar. Si hay un buen partido, lo veo, pero sino hay un buen partido, que lo vea otro, prefiero leerme un buen libro. Por lo que ante los que son fieles seguidores de este deporte soy un “ateo converso temporal”. Y es cierto lo que digo puesto que el fútbol, es una religión.


Como si de Semana Santa se tratara, miles de fieles compran camisas de “la roja”, bufandas, gorras, o vaya usted a saber que…Y si les hablamos de los santuarios en los que se podrán ver obra y milagros de aquellos a los que algunos consideran santos y si pierden demonios, santuarios más conocidos como televisores, no les digo como se ha puesto la cosa.


En estos días tenía la intención de comprarme un cataplasma de 190 pulgadas pero sólo por fardar ante mis amigos y así conseguir que vinieran a casa, aunque fuera a ver el fútbol, convirtiendo mi hogar en un templo de creyentes adoradores del santo esférico. Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando al intentar la transacción deseada en una tienda de electrodomésticos, su servil dependiente me aseguró que ya no había televisores a la venta y que en un mes me sería imposible conseguirlo fuera cual fuese la tienda. Obviamente y pensando que la suya era una estrategia de marketing para que me llevara otro artículo decidí comprobarlo por mi mismo y cierto fue.


No hay televisores a la venta en toda España gracias al fútbol que los jugadores de la selección española están desarrollando, algo que ha provocado que todos aquellos que se rasgan las vestiduras cuando se lesionan sus adorados santos y que se lamentan por las decisiones que adopta el prior que los alecciona en el campo santo cuando no creen que son acertadas sus premisas, hayan agotado los stocks disponibles de plasmas, cataplasmas, lcd´s, jkv-tes, etc…sólo por el simple hecho de poder decir a sus nietos, yo ví como la selección española ganó el mundial en ese magnífico televisor del salón, que por cierto, aún estoy pagando.


Los que quizá no sean tan devotos y alberguen cierta duda existencial de la capacidad o no de nuestros futbolistas de convertirse en santos en este mundial, habrán guardado el ticket de su compra, puesto que si España es eliminada en cuartos, aún podrán devolver el televisor adquirido y con el, las ilusiones de todos aquellos que tras varios partidos sufrieron como mártires los designios del esférico grial que no quiso entrar en su día, en los cielos de las redes de la victoria.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s