UNA IMAGEN VALE MENOS QUE MIL PALABRAS…

La tecnología sigue dando pasos de gigante, son tan grandes sus zancadas que a día de hoy es difícil creerse todas las novedades tecnológicas que se nos van mostrando. La última y la más curiosa, de ahí que tenga dedicatoria especial en esta editorial, es la de la creación de una pantalla extraplana, extra-pequeña, extra fina y con extra de queso, esto último no lo tiene, pero a los más roedores les habría encantado.


El último invento creado por la compañía a la que no voy a dar publicidad porque en constantes ocasiones les he pedido que patrocinen estas editoriales y nunca me han contestado, y de la que sólo diré que su marca comercial empieza por So y termina por ny, marca un hito en la tecnología de la imagen.


La pantalla de la que les hablo, se adecua a la forma del elemento al que queramos adaptarla, como por ejemplo un bolígrafo ya que su tamaño es realmente pequeño. Como no quiero desviar la atención del contenido de esta editorial no diré las medidas exactas que podría alcanzar este nuevo sistema de visionado de imágenes, primero por que no las se y segundo porque no las se, así que para que tengan una pequeña guía, y no les hablo de una asesora turística de baja estatura, la pantalla en sí podría tener el mismo tamaño de un ticket de compra. Pero no un ticket del supermercado por un importe total de su compra de 127 euros, sino un ticket normal de un solo artículo.


En principio el uso al que estaba predestinada esta nueva pantalla era el militar, pero parece que la compañía que la ha creado ha considerado más rentable su uso comercial puesto que su poco coste y su sencilla elaboración abre un sinfín de posibilidades comerciales.


Se baraja la posibilidad de incluir la misma en los periódicos o revistas. ¿Se imaginan ustedes abrir un ejemplar de su periódico diario y al encontrar una noticia sobre su político favorito, esta viniera acompañada por una de estas pantallas en la que pudiéramos ver sus declaraciones? ¿O entre las páginas de su revista preferida, encontrar unas bonitas declaraciones con video incluido de la ilustrada Belén Esteban?


Fíjense todo lo que podríamos hacer con estos nuevos elementos. Podríamos fijarlos a la mesita de noche y tumbarnos de lado para ver la tele mientras nuestra mujer nos cuenta que su compañera de trabajo no vacía el cenicero después de fumar, o en el caso de las mujeres, ver la tele de igual manera mientras vuestro marido intenta poner pretextos por una reunión de última hora con la intención de excusarse por haber llegado tarde.


Lo que sí espero que no lleguen nunca a comercializar es el papel de carta con la posibilidad de incluirle una de estas pantallas como si de una pequeña televisión en papel se tratara. Una felicitación navideña de mi suegra, con esa cara que tiene y con la voz de Barry White que la acompaña conseguiría que me volviera loco. Y es que ya lo dijo Alfred Hitchcock al asegurar que “La televisión ha hecho mucho por la psiquiatría: no sólo ha difundido su existencia, sino que ha contribuido a hacerla necesaria.”



Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s