¿A DÓNDE LE LLEVO?

Nuestra cartera teme, ya no sólo a que hacienda intente meter la mano y sacar los pocos billetes que hay, sino a cualquier gasto imprevisto que se pueda generar como podría ser el simple pago de más en una carrera de taxi.


A muchos les habrá pasado alguna vez que tras llegar al destino indicado, el importe del desplazamiento es algo superior al esperado. Y es que si tenemos en cuenta que la situación del tráfico es impredecible, se podría entender, pero cuando la ruta elegida es la contraria a la norma de, la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, es ahí donde nos empezamos a molestar. Antes de continuar si he de decir que como en todos sitios, hay de todo, y por fortuna el colectivo de trabajadores del taxi son muy honrados, pero les digo, que donde hay bueno tambien hay malo.


Se da el caso que un creador informático, a saber si dolido por ser esquilmado en sus trayectos por algún listo taxista, ha creado una aplicación online de cartografía y geolocalización, consiguiendo de esta forma que a través de un ordenador portátil o teléfono móvil, podamos saber cual es la ruta más corta para llegar a nuestro destino y encima cual será el importe total de nuestra carrera.


Aún las reacciones de los trabajadores de este sector no se conocen, pero a algunos no les hará gracia que un programa informático sea el que determine por dónde han de conducir y menos aun poner en entredicho si el total monetario del trayecto es o no correcto.


Pero, ¿por qué a algunos de estos trabajadores les da por equivocarse ‘inocentemente’ y encima cuando son cuestionados por elegir un trayecto inhabitual se molestan? Entiendo que mejor que ellos para conocer el estado del trafico o calles cerradas no hay nadie, porque se pegan turnos de hasta doce horas ante un volante y habrán recorrido la ciudad o alguna parte de la isla infinidad de veces a lo largo de su jornada, pero cuando son hechos sospechosos se notan, y de que forma.


Si no fíjense que hay tres casos fundamentales que delatan una ‘equivocación’ de este tipo. El primero y quizá el más habitual es aquel en el que, por motivos ajenos a nosotros, nos subimos al taxi en medio de una conversación a través del móvil. Así que, en medio de nuestra charla y mientras nuestro interlocutor sigue hablando decimos adonde queremos ir. Tras finalizar nuestra conversación al cabo de unos minutos comprobamos que estamos en la dirección opuesta a nuestro destino. La excusa de nuestro chófer asalariado por minutos al ser preguntado es siempre la misma: Es que como estaba hablando por el móvil no se si se refería a Puerto Rico la playa o Puerto Rico el país.


Otra de las situaciones que delatan esta leve “sinvergonzoneria” es aquella en la que sin previo aviso y solo unas décimas de segundo antes de realizar la maniobra que cambiará nuestra ruta, a este buen señor le da por comentar la noticia del día. Algo que obviamente distrae nuestro sentido de la orientación y nos deja a puerta gayola en lo que podria denominarse una cornada en toda regla a nuestra cartera.


Ahora sí, la más clara señal de que lo que se está haciendo no es correcto la podemos ver cuando el conductor en cuestión al tener que elegir el camino más corto o el más largo, se equivoca y elige el más caro para nosotros, la podemos observar cuando al hacer la trampa le da por mirarnos a través del retrovisor para ver si nos hemos dado cuenta o no. Esa no falla. A mi me ocurrió que para ir de Vegueta al puerto, el taxista eligió la ruta que pasaba por La Aldea, en el momento no vi la maniobra, pero cuando me miró por el retrovisor salté en marcha con el coche a 120km/h al ver aquella mirada.

Ahora no me pasara más, ya tengo la aplicación instalada en mi móvil, aunque el único fallo que tiene la misma es que en principio solo calcula el importe de la carrera en dólares, asi que al final acabare pagando más, como siempre. Por favor, paren el mundo, que me quiero bajar…


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s