IMPAR PARIDAD…

El no tener dinero y saber en qué gastarlo es una faena, pero para muchos solteros, el tener dinero y no tener con quien gastarlo es una realidad. A día de hoy son muchos los “singles”, y no estoy haciendo referencia a una única canción contenida en un disco de vinilo de escaso tamaño, sino más bien al término que se le da a los solteros en todo el mundo, que viajan en sus vacaciones gastando un alto porcentaje más de dinero que las parejas.


Según un estudio publicado recientemente, los solteros españoles gastan un 65% más que el resto de la media nacional y encima viajan en torno al 40% más que el resto de los españoles. De ahí que se desprenda que el estar solo y no tener con quien compartir tu dinero a la larga provoca que tu gasto sea mayor. Esta podría ser una conclusión del estudio pero a mí realmente no me acaba de convencer puesto que yo como saben o intuyen por mi arisco carácter estoy sólo en este mundo, aunque una vez tuve una cacatúa que me hizo compañía unos meses, pero al ver mis malas contestaciones un día dejó de hablar, así que decidimos dejar de lado nuestra relación de amistad.


Pues les decía que no estoy muy de acuerdo con esto de estar solo y gastar más. Yo por ejemplo, desde que estoy solo, compro latas de atún para uno, productos de limpieza para uno, e incluso libros para mi lectura de Unamuno. Pero quizá el estudio hace referencia más bien a las marcas, ya que si compro una lata de atún para mí, mi desembolso será alto puesto que no compraría cualquier marca, pero en el caso de estar en pareja o de ser una familia con algún miembro más, el importe que estaríamos haciendo sería menor por eso del ahorro. En definitiva que si tenemos pareja nos convertimos en unos ratillas si es a eso a lo que se refiere.


En cuanto a los viajes, es normal que viajemos más y encima lo hagamos por todo lo alto cuando estamos solos porque no vamos de compras aunque resulte machista decirlo. Nosotros los hombres preferimos irnos a locales nocturnos de moda donde nuestro gasto será superior al que podríamos hacer si viajamos con nuestra pareja ya que a ella la llevaríamos a un chiringuito de mala muerte a comer.


Pues si tengo que hacer un resumen de este estudio he de decir que no estoy de acuerdo porque si hay un gasto que no nos duele es aquel que realizamos en nuestra querida pareja. Sorprenderla con una cena en un bonito restaurante a la luz de las velas, o incluso llevarla a dar un paseo en barco por la bahía serían algunas de las cosas por las que no nos importaría soltar un euro. Y fíjense si nuestro compromiso es grande que hasta el día en el que nos piden el divorcio no dudamos en darles la mitad de todo lo que tenemos. Y si dudamos, ya vendrá el juez a decirnos que lo hagamos. Y es una pena que estemos solos y tengamos los bolsillos llenos de monedas porque como siempre se ha dicho, el dinero da alegrías, pero no felicidad.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s