EL GORDO, LA TRAGAPERRAS Y LA PRIMITIVA…

Si en estos días les hablaba del mucho dinero que tienen algunos y la aparente disponibilidad que tendrán en un futuro no muy lejano de donarlo a obras benéficas, hoy me quiero centrar en el dinero que se puede llegar a gastar un ser humano, canario en este caso, para conseguir aumentar sus ingresos.


Les hablo de los juegos de azar, ya que el último estudio realizado por el Instituto Canario de Estadística revela que los canarios gastamos en 2009, la friolera de 1452 millones de euros. No cada uno, aunque hay gente exagerada para todo. Me refiero al total de los canarios y en un año.

La verdad es que es dinero, sobre todo cuando el gasto se produjo en casinos, máquinas tragaperras, bingos y loterías. Pero ¿qué empuja al ser humano a realizar este tipo de inversiones? Por que hay estudios que revelan que las probabilidades de que te pueda tocar, por ejemplo, una primitiva, nos desplaza en el tiempo hasta una vida y media. Estudio por cierto que me acabo de inventar, aunque tiene algo de cierto ya que en mi otra vida estuve jugando hasta el dia de mi muerte y nada me toco y en esta media vida tampoco he podido alcanzar ni un chavo.


Pero si nuestro afán de ser algo más ricos, porque siempre pensamos en que nos toque una mínima cantidad aunque sea para tapar algún agujero, nos hace invertir semanalmente unos pocos euros, si esos euros los guardamos y somos constantes con nuestro ahorro, en unos años habremos conseguido el premio que nunca llega con este tipo de juegos.


La cuenta es sencilla. Si gastamos 5€ a la semana, al mes serán 20€, pero al año tendremos 240€ y si el ahorro lo hacemos durante 25 años al final tendremos 6000€. Un misero millón de pesetas por estar ahorrando un cuarto de siglo. La verdad es que mi teoría es una auténtica basura asi que espero que, como es habitual, nadie siga mi consejo.


Eso sí, si quieren hacer inversiones seguras y entretenidas les recomiendo el bingo o la lotería pero eso de las tragaperras digan lo que digan siempre sera un engañabobos y con todos mis respetos para los bobos engañados. Como lo que me paso una vez en Las Vegas. Metí una moneda y casi me toca el premio porque tenia un limón y un plátano, pero cono soy alérgico a las naranjas cada vez que me iba a salir una me la saltaba, de ahí que nunca me tocara.


Pero bueno, como tampoco quiero hacer apología de la ludopatia si consideran que un eurito o dos a la semana les puede cambiar la vida, ¿por qué no intentarlo? Y es que en la vida como en el juego, el tener suerte es cuestión de probabilidades.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s