SUPERMAL…

¿Le han preguntado a alguno de sus hijos cuál es su Super héroe favorito? Aunque con su respuesta no conozcamos a quien se refiere, por desconocimiento, si nuestra siguiente cuestion es, ¿por qué es el que más admiras? la respuesta a buen seguro será: por que es el que más malos mata.


Pero si estudiamos a fondo esta respuesta y la comparamos con la que pudimos haber dado nosotros mismos a nuestros padres a la misma edad, la diferencia radica en que nosotros habríamos dicho: por que es el que hace el bien y lucha por la justicia.


Este claro dato demuestra, como lo han reseñado en un reciente estudio psicólogos de la Universidad de Boston, que los super héroes actuales tienen una influencia negativa en los niños ya que sitúan por encima de los valores morales, la violencia o el propio beneficio.


Y si hace un año aproximadamente nos sorprendía ver en la gran pantalla a un Superheroe como Hancock que hacía alarde de sus borracheras y de esta forma controlaba sus poderes. ¿Qué le podemos enseñar a un niño que busca un referente en el que proyectar la ilusión de, a quien le gustaría parecerse?


Hoy en dia, un superheroe que no mata, rompe huesos o destroza psicológicamente a sus adversarios no se presenta como valedor de tal título. Pero no siempre fue asi. Los más nostalgicos podrán recordar que Superman, cuya aparición data de 1936 y que fue el primer super héroe conocido, nunca mató a nadie y prueba de ello fueron las innumerables ocasiones en las que se enfrentó a su archienemigo Lex Luthor o asustó con su mirada a algún atrevido ladrón.


Si hablamos de hace unos años, la serie “El Equipo A”, mostraba a unos héroes condenados injustamente por un delito que no cometieron y que ayudaban a todo aquel que los necesitaba sin causar baja alguna. Ahora habrá que ver si en el remake de la serie y que en la actualidad se puede visionar en cualquier sala de cine, han mantenido ese caracter honesto.


Lejos quedarán ya esos villanos congelados, sepultados en una gruta o encarcelados para que no puedan hacer mal a nadie mas. Ahora lo mejor es romperles el cuello o desmembrarlos para asegurarnos que sus días han terminado.

Solo deseo que estos referentes de la nueva generación, no sean en un futuro cercano ídolos con los que sentirse identificados porque si es así, nos espera un futuro tan agresivo que ni el comic más radical habría sabido como ilustrarlo en sus viñetas.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s