COLE 2.0

Llega la vuelta al cole. Un año más, los bolsillos de los padres que desean dar una educación adecuada a sus hijos a través de los centros reglados, ven como las expectativas de comer en el mes de septiembre desaparecen, por el alto coste del material escolar a comprar.


El gasto medio por niño en Canarias se sitúa en casi 700 euros y teniendo en cuenta que casi el 27% de la población está en paro y que el resto son “mileuristas”, ¿de dónde sale el dinero para que estos pequeños proyectos de universitarios puedan estar al día con todo lo que se solicita en los colegios? Probablemente de la economía sumergida, pero este es un asunto que trataré en futuras editoriales.


Porque además de los niños, muchos centros educativos también se ponen al dia con su material y prueba de ello son los cambios que encontraremos, a partir de este curso, en muchas aulas españolas. Uno de los que más me llama la atención es el cambio de la pizarra de tiza de toda la vida, por una pantalla digital de gran tamaño. El nuevo método educativo, se adecúa a las nuevas tecnologías a través de este adelantado sistema audiovisual. De esta manera, el profesor o el alumno pueden escribir sobre la pantalla y además disfrutar de conexión a internet.

Pero, ¿qué pasara el día que se vaya la luz? Lo lógico es que estos equipos no funcionen y el profesor no sepa qué hacer ante 30 niños hambrientos de saber qué, cómo o cuándo. Por lo que ese día, todos disfrutarán de un recreo extra. En mi época, si se iba la luz, seguíamos trabajando horas y horas ya que el timbre no funcionaba y nuestros reloj de arena no pasaba de la media hora. Y que lástima que estos pequeños no puedan paladear el seco y áspero sabor de las tizas gracias a algún compañero que acababa introduciéndotelas en la boca cuando menos te lo esperabas. Algo por cierto que ha provocado que nuestra generación tenga los dientes más blancos del siglo XX.


Pero no será el único adelanto, muchos escolares también tendrán la oportunidad de dejar de lado el dichoso libro de papel y contar con un ordenador portátil en clase. Esta idea no me resulta del todo descabellada puesto que en una sociedad tan avanzada, tecnológicamente hablando, cuanto antes empieces antes te adaptarás. Lo malo es que el uso del ordenador no sea el adecuado. Internet, las redes sociales y las páginas de alto contenido sexual planearán sobre los ordenadores de estos jóvenes en su adaptación al nuevo sistema educativo.


Lo peor de todo, que tanta pizarra-pantalla y tanto ordenador provocará que esta nueva generación tenga que llevar gafas de por vida. Pero lo mejor, que ahora el macarra de la clase ya no dará palizas al resto de alumnos, lo que podrá hacer, como mucho será, meternos un virus en el pc.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s