FUEL OIL O AYER…


Se pensarán ustedes que les miento si les digo que acabo de suspender un viaje que tenía para este fin de semana y me alegra que acierten al pensar que no es así puesto que sólo digo mentiras. Pero en esta ocasión la mentira es a medias, ahora a ver hasta dónde llega la inteligencia de los seguidores de mis editoriales y adivinan donde está el engaño. Pues les cuento: Mi intención era coger el coche, embarcarme hasta Madrid y de ahí llegar a Francia, pero claro me acabo de enterar que en el país galo hay un bloqueo de combustible tan grande como el que me impuso mi madre en mi mechero Zippo cuando se enteró que empezaba a fumar.


Este corte del suministro se debe en mayor medida a la enésima huelga general que sufre el país vecino en un corto espacio de tiempo. Les puedo decir que según mis informantes, que no son otros que los periódicos digitales ya que estos son gratis, me han comentado, que en esta semana se producía la novena huelga general, y si la contamos desde junio, la sexta. Nueve huelgas generales en tiempo record. Unos paros por cierto, que se han centrado en la intención de mantener la edad de jubilación en 60 y no en 67 como pretende el gobierno de Sarkozy.


Así que imagínense ustedes que si nosotros no estamos quejando y hemos hecho una solamente, en Francia ya van por ocho y encima no tienen ni combustible, ¿qué país lo está pasando peor? Con esto no me estoy alegrando ni por uno ni por otro, tan sólo quiero que vean que España no es el único sitio donde la crisis afecta a quien regenta el país. Por lo que a veces creo que no se trata de pedir sino de ser objetivos e intentar dialogar, algo que parece que Sarkozy desconoce cómo hacer.


Por lo que, visto que la situación en el país del amor, de Eurodisney y del idioma cuyo nombre tiene más de un significado si eres mal pensado las cosas no marchan del todo bien, mi viaje será más corto y llegaré tan sólo hasta Ayacata; que allí cerca hay una gasolinera, los jubilados no pasan de 60, en total, porque el pueblo es pequeño y tiene poca gente y el idioma es más comprensible que el francés. Por eso me quedo aquí y porque si llego a quedarme sin gasolina justo en Francia y para salir del país tengo que ir empujando el coche, me acaban deportando cual gitano rumano sólo por abusar de mi etnia.


Una cosa más, ¿ya saben en qué les he mentido? En efecto, sabía que lo adivinarían, y es que no puedo llegar hasta Madrid embarcado con mi coche, porque no tengo coche.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s