ME CARGO EL RECARGO…

Se acabo eso de pagar el Canon Digital, o casi. Y es que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dios lo tenga en su gloria, ha asegurado que este gravamen no es legal en algunas circunstancias. Para aquellos que estén más perdidos que un presidente autónomo sin socio de gobierno, el Canon Digital no es un objetivo para una cámara de fotos, es un impuesto que en su día se sacaron de la manga aquellos que defendían la propiedad intelectual y que se incluyó a algunos elementos que podían repercutir en sus ingresos por culpa de las copias que podían generar como los cd´s, dvd´s o reproductores de Mp3 entre otros.


Pues ahora, desde la Unión Europea consideran ilegal este impuesto ya que sólo deberían pagarlo los particulares y no las empresas. De esta forma, los ciudadanos de a pie, seguiríamos abonando ese incremento, pero aquellas empresas que lo hayan estado pagando hasta ahora no. Y aunque el canon aún no se ha erradicado, ya son muchos los que lanzan las campanas al vuelo, y otros tantos los que se quitan para que no les caigan encima, puesto que es una buena noticia. Y más si se llega a proceder de manera judicial en la que las empresas que puedan justificar estas compras soliciten que se les devuelva lo ya pagado injustamente.


Pero lo más curioso de todo esto reside en la similitud existente entre los cedés y los casetes de toda la vida. Porque yo no entiendo por qué si antes nos grabábamos lo habido y por haber en esas cintas de casete, ya fuera de la radio o copiando una original de algún amigo o incluso grabándola directamente de un vinilo, de repente, el hacerlo en un cedé no es lo mismo y nos imponen un cargo destinado a los derechos de autor de vaya usted a saber quién.


Cierto es que la calidad entre unos y otros es abismal, pero el fin en definitiva es el mismo. Quizá lo que ocurre es que hay empresas, como podría ser la Sociedad General de Autores, que se nutren de recargos como estos y lo comparten con los propietarios intelectuales de estas obras, que si tienen suerte, algo pillarán después de que sean los listos los que se lleven la mejor parte. Lo digo porque con todos los discos que he grabado en mi vida, y ahora les hablo en calidad de autor y compositor, sólo he percibido por ellos 3 euros, aunque supongo que debe ser porque sólo vendí uno y encima lo compré yo.


Ahora sólo cabe esperar cual será el siguiente movimiento desde el Gobierno de España que tiene la pelota en su tejado y tendrá que hacer algo respecto a esta sentencia, pero para que piensen bien las cosas, recordarles que ellos son los primeros que utilizan un pen-drive para presentar los Presupuestos Generales del Estado y ahí también se puede meter música, y que me muera ahora mismo si no somos los contribuyentes los que pagamos esa memoria portátil. Con esto, toma mucho sentido lo que dijo en su día Will Rogers: La diferencia entre la muerte y los impuestos es que la muerte no empeora cada vez que el congreso se reúne.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s