POR PARTE DE MAMÁ Y DE PAPÁ…

En mis vacaciones he oído muchas cosas, no he estado muy atento a las noticias, porque he querido que fueran vacaciones, pero no he podido evitar conocer la nueva normativa, ley o regulación(da igual el nombre que utilicemos) y que determinará el cambio en las raíces de una familia. Les hablo lógicamente, del cambio de posición en el apellidos de nuestros hijos.

Esta nueva ley tiene la idea, entre algunos de sus objetivos, de acabar con la hegemonía machista de la superposición del apellido paterno ante el materno, a la hora de archivar a nuestra descendencia. Un nuevo concepto que servirá para que aquellos indecisos matrimonios puedan tener un hijo o hija, no sea que se enfaden conmigo desde alguna Concejalía de Políticas de Igualdad, con el apellido de mamá antes que el de papá.


Y es que antes, el padre de familia era el que llevaba el sustento a casa, se hacía cargo de todo y era el ser dominante, de ahí que fuera lógico, entre comillas, que su apellido fuera el primero en su descendencia. Pero ahora las cosas han cambiado, la mujer tiene un papel igual o más representativo en la actualidad y es normal que se piense en algo así.


Pero si abordamos todos los puntos recogidos en el nuevo texto tendríamos que hacer referencia a aquellos que sólo quieran inscribir a sus hijos con apellidos en distinto orden por pura estética. A nadie se le esconde que suena mejor un Roberto Jones Cako que un Roberto Cako Jones. Y quien no ha conocido a una Teresa Ketú Bemás. Que terminaría llamándose Teresa Bemás Ketú y convirtiéndose de esta forma en la más odiada del colegio por saberlo todo.

Pero es lo que les comentaba al principio. Con esta nueva forma de dejar como legado a nuestros hijos nuestro apellido se acabarán esas insignes cadenas familiares reconocidas por ser el varón el sucesor necesario para que el apellido se perpetúe. Conociendo a los que han formado parte de ellas, estoy seguro que no permitirían que fuera una mujer la que llevara el primer apellido familiar y lo legara al resto.

Y ya por último pensar en los problemas que generará el intentar encontrar a un familiar muy lejano tras tantos cambios en apellidos de unos y otros. Lo tristes que estarían aquellos que no conocieran que tuvieron como familiar lejano a Hittler, Mussolini o Franco. Yo en mi caso decirles que aún busco a mis antepasados, pero me será difícil puesto que me cambiaron los apellidos finales y no sé si tuve algún familiar famoso. No obstante, les dejo mis datos por si me pueden ayudar. Jose Martín King Luther. No les suena verdad? A mí tampoco…


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s