CA…K.O.

Tenemos tan solo 20 años para disfrutar de un manjar que está al alcance de todos y que probablemente se convertirá en un artículo de lujo dentro de dos décadas. Aunque no se lo crean, la vida del chocolate peligra. Y es que según apuntan los últimos informes, la producción de cacao es infinitamente más elevada que otras explotaciones agrícolas pero menos rentable, por lo que en muchas partes del mundo, como al oeste de África, ya se replantean cambiar estas cosechas por otras que les resulten más rentables.


Pero es normal que esto suceda, porque como explican los interesantes libros que hablan sobre la oferta y la demanda: un exceso en la oferta, provoca directamente un ‘deceso’ en su precio de venta. De esta manera, la gran cantidad de productos que encontramos en el mercado, nos pueden aclarar por qué estos productores están tan enfadados con el precio al que venden la onza. En los supermercados hay, chocolate con nueces, con pasas, con almendras, con gambas, con ternera, con aires de lima y con un millón de variedades más.


Y todo eso sin nombrar la producción específica de cacao en polvo que alimenta a nuestros jóvenes. Tendrán que cambiar incluso las promociones por culpa del incremento en el precio de tan exquisito nutriente matinal resultando que en vez de: “Por un paquete grande de Cao Cola llévate este teclado para tu ordenador”. Ahora veremos: “Compra este ordenador con pantalla e impresora y te regalamos 25gr. de cacao en polvo.


Y es que este sí que será un artículo de lujo en unos años y provocará que, una de las pocas drogas legales que satisface el paladar de los más golosos, se convierta en un artículo esencial del mercadeo ilegal. Se imaginan a esos malandrines que van en zodiac desde África tirando los fardos de cacao al mar al ser interceptados por la Guardia Civil costera? La zona del litoral entre el Peñón de Gibraltar y Andalucía, acabaría llamándose el Estrecho del ‘Colacado’….

Por lo que espero, para que Cristobal Colón (allá donde esté) no se llevé un disgusto al ver que se evapora uno de sus descubrimientos, que limiten los productos y moderen la demanda, porque sino no sé que iba a hacer yo cuando pidiera un Capuccino sin cacao. Aunque he de decir que para mí no es indispensable el chocolate o el cacao pero para aquellos/as que se refugian en este ‘dulce polvo’ al ser considerado como sustitutivo del sexo que empiecen a plantearse volver a la alternativa natural…


Vaya, al final no va a resultar tan malo que se termine el chocolate…


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Misspa dice:

    EL FIN DEL MUNDOOO!!!Del mio, de entrada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s