SO PENA DE SER LIBRE…

El día 22 de diciembre es la jornada elegida cada año para que los españoles vivan con ilusión, a través del Sorteo de la Lotería de Navidad, la posibilidad de cambiar sus vidas. Pero a quienes en realidad les va a caer el gordo al día siguiente es a los presos que gracias a la entrada en vigor el 23/12/2010 de la reforma del Código Penal verán, en algunos casos, reducida su condena.

Y es que con esta reforma, muchos presos que están cumpliendo condena en la actualidad podrán ver reducida su pena llegando algunos incluso a salir de la cárcel el citado día 23. Al parecer los casos que se van a revisar son aquellos de personas condenadas por tráfico de drogas y delitos contra la seguridad vial y la propiedad industrial, más conocidos estos últimos como ‘manteros’ o vendedores del Top Manta.

Al parecer la reforma también incluye penas más duras para las víctimas de agresiones sexuales o el refuerzo en la protección del niño en internet. Pero también he encontrado que a partir de ahora será delito: los ‘regalos de empresa’ a políticos o los famosos maletines del fútbol que cambian de mano con tanta facilidad cuando va terminando la temporada liguera. Por lo que ante estas nuevas inclusiones me ronda la idea de que no se han estrujado mucho el coco ante malas prácticas que llevan desarrollándose desde que el fútbol es fútbol y la corrupción es corrupción.

El motivo de esta reforma reside en la actualización casi obligatoria del Código Penal dada la inclusión por ejemplo, de internet en nuestras vidas, o de los cambios de hábito de los amigos de lo ajeno. Pero en cuanto a la revisión de las condenas he de decir que esta apunta quizá más a una ‘oxigenación’ obligatoria de los centros penitenciarios, puesto que en algunas regiones de España, como podría ser la nuestra, las cárceles están a punto de reventar. El caso es que a esta superpoblación carcelaria se la llama ya ‘El mal del Chorizo Ibérico’.


Por lo que espero que a estos afortunados que en su día no se portaron bien y que ahora la diosa fortuna les da una segunda oportunidad a través de la reducción de condena, no desaprovechen la ocasión e intenten enmendar el mal causado puesto que aunque dicen que “el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra”, yo tengo fe en que más de uno pueda evitar el tropiezo y seguir adelante con paso firme.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s