RESCUE ME…

Estarán conmigo en lo feo que es deber dinero, y más, cuando lo recibes a través de una reprimenda y encima enterándose de ello todo el mundo. Es como, si hubieras ido gastando tus ahorros sin control y de repente ves que te hace falta dinero para pagar la letra del coche. El recurso fácil es acudir a quien tiene y que a buen seguro no te lo negará, en este caso, tu padre. Lo malo es que éste te lo da, pero lo hace delante de tus hermanas, cuñados y demás familiares con el objetivo de que aprendas la lección y así de paso alguno o alguna ya tiene presente la humillación a la que tendrá que hacer frente si le pasa algo parecido.


Es el caso de Irlanda, donde el impago ha provocado que el endeudamiento público se disparara y hayan tenido que pedir que les eche una mano la Unión Europea. La cantidad de dinero que han recibido tiene tantos ceros como mis notas en el instituto, pero lo más preocupante ya no es que ahora que tienen dinero, tiren la casa por la ventana y vuelvan a la senda del gasto incontrolado. Lo más difícil para los irlandeses será tener que atender a las condiciones impuestas por aquellos que han ‘prestado’ el dinero y que pasan, entre otras, por reducir el subsidio por desempleo y eliminar una importante cantidad de empleos públicos.


A todo esto, los más pesimistas ya señalan a España como candidata idónea para ser ‘rescatada’ por aquellos que se están apoderando de Europa y sus mercados. ¿Creen ustedes que el lanzar el rumor de que España podría ser la siguiente no asusta hasta a el inversor más intrépido?


Para que ustedes me entiendan mejor, esta situación se parece mucho a la que me ocurrió en el colegio. Yo quería ser el delegado de mi clase, pero tenía un duro adversario. Así que deje caer el rumor de que su hermana tenía piojos y probablemente, aunque fuera mentira, él los tendría en un futuro no muy lejano. Esta reacción en cadena me catapultó a la supremacía escolar. Algo similar a lo que ocurre con aquellos que manejan el capital y que deciden quien sigue a flote y quien se hunde.

Es por eso que muestro mi confianza ante la deteriorada y paupérrima economía española por varias razones que no les voy a contar porque no las tengo muy claras, pero lo que sí sé es que los dueños del Monopoly de la economía ya tienen el ‘Hotel Grecia’ y se han hecho con el ‘Hostal Irlanda’, ojalá que alguien les pare los pies y los meta en la ‘cárcel’ a tiempo porque sino acabarán consiguiendo sus próximos objetivos: La avenida de ‘Portugal’ y el más complicado el Banco de “España”.


Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s