SPASSIVA TOVARICH (GRACIAS CAMARADA)


Pues al final no pudo ser. España se ha quedado
con la miel en los labios y no albergará, como
sede, el Mundial de Fútbol 2018. Y es que Rusia
ha sido más fuerte y ha podido con nuestro país,
con Portugal, que nos acompañaba en la
candidatura, con Inglaterra y con Bélgica-Holanda.

Y es una pena porque habría sido
bastante bueno para nosotros ser el centro del
mundo por una vez con una noticia positiva y no
con la que nos está cayendo. Que si nos rescata
el Banco de no sé donde o que nuestra deuda es
mayor que la que tengo yo en la charcutería de la
esquina y demás.

Y es que Rusia tiene un potencial urbanístico
desconocido para nosotros y para el resto del
mundo puesto que en 8 años tendrán que
construir 13 estadios. Algunos pensarán que
tampoco es tan difícil la cosa cuando tienes
vastas extensiones de terreno que explotar. Pero
quizá el problema reside en la climatología de un
país como el ruso, que aunque cuenta con meses
de agradable temperatura, el resto del año hace
un frío que pela y así no trabajan ni los osos
polares. Lo sé por el tiempo que allí viví. Mi
estancia en la madre patria me sirvió para
curtirme como picador de hielo.

Y por un momento pensé que España era la
elegida porque oí a un oriental decir, le ha tocado
a los Lusos y claro, Portugal iba en candidatura
conjunta con España. Pero al final este buen
señor se refería a los Rusos, así que
nuevamente perdí toda esperanza. Y es que es
una pena que nuestro país al final no sea sede,
porque seguro que algún partido de fútbol nos
habría caído en Gran Canaria. Los políticos
insulares habrían aprovechado para construir un
nuevo estadio para 31 mil personas ya que el
que tenemos en 7 Palmas es solo para 30 mil. Y
eso sin contar con la idea de que ‘remodelaran’
el insular.

Y sigo sin entender cómo no nos han elegido
porque por España habló el presidente de la
Federación Española de Fútbol, Angel María
Villar. Un hombre que se ha referido a la
candidatura del mundial como olímpica en varias
ocasiones. Y eso sin contar que en vez de decir
Fútbol, dice “Fubol”. Iker Casillas, guardameta de
la selección pero también un portero que acaba
de recibir cinco goles en su último partido jugado.
Y el Presidente del Gobierno de España, Jose
Luis Rodriguez Zapatero, un jefe de Estado que
cada que vez que adopta una medida económica,
la bolsa nos castiga. Quizá sí pueda entender
ahora por qué no hemos sido elegidos.

Lo mejor de todo será saber que aunque no nos
haya tocado seguimos siendo los actuales
campeones de Europa y del mundo de fútbol. Y
eso, le pese a quien le pese, durará aún unos
años. No obstante, como no somos rencorosos
no boicotearemos los productos de su país como
suelen hacer otros cada vez que se molestan con
nosotros. Seguiremos bebiendo Vodka y
comiendo caviar beluga a todas horas, que la
economía española está para eso y para más…


Esta es la crónica habitual, de un día como otro

cualquiera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s