¿FUMAS? SÍ, PERO MENOS…

 

Por fin llega el mundo sin tabaco, un aire solo ennegrecido por la polución de los coches, el humo de las fábricas y la quema incontrolada de residuos. Pero en esta ocasión “sólo” será la atmósfera la que sufra esta cancerígena congestión y no nuestros pulmones los que respiren de manera tan directa el aroma de la muerte.

Desde el pasado domingo 2 de enero, fumar como antes se convierte en una leyenda. Ayer mismo un amigo me decía: Recuerdas cuando te pedías un cafecito en el bar y lo acompañabas con un cigarro? Que tiempos aquellos… Pues claro que me acuerdo simplón, -esa fue parte de mi contestación-, hace una semana que me tenías asfixiado y ahora ya sé como huele el café.

Supongo que aquellos que no fuman estarán conmigo en lo desagradable que resultaba almorzar en cualquier lugar y verse envuelto de repente en una nube tóxica provocada por algún desaprensivo. Ahora uno de los placeres de la vida, el comer, toma más fuerza puesto que podremos saborear nuestro plato sin el inesperado y vaporoso condimento gris.

Y que me dicen de aquellos que trabajando eran constantes receptores de esta maldita maldición nicotínica? Por muy fumador que seas, el estar en un turno de ocho horas respirando el humo exhalado por otros no tiene beneficio alguno. Por eso me atrevo a decir que ellos son los grandes beneficiados de esta nueva ley. Ellos y aquellos que fumen lógicamente, porque en un día lluvioso y entre plato y plato, a quien se le ocurre salir a fumar un cigarro fuera del restaurante si la lluvia y el frío no te dejan? Ese será el comienzo del abandono del cigarro.

Pero como en todo, siempre hay damnificados y entre ellos me encuentro yo. Sí, sí, yo mismo. Y aunque saben ustedes, porque lo he dicho en más de una ocasión, que no fumo, sí me aprovechaba de quien lo hacía para ligar. Se acabó eso de ir con un cigarrillo de mentiras en las discotecas pidiendo fuego a las guapas jovencitas o jugar con un mechero constantemente para que fueran ellas las que me lo pidieran a mí y así poder hilvanar una agradable conversación. Así que ahora será cuestión de volver al tema de toda la vida…aunque de noche poco se podrá hablar del tiempo que hace…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Peri dice:

    Muy bueno…no??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s