TE REGALO MI REGALO

 

Seguro que aún están pensando en lo que les han regalado los Reyes y qué utilidad darle. Sé que han pasado unas semanas desde entonces, pero cuando de regalos insulsos y sin sentido se trata, no hay tiempo alguno para saber qué hacer con ellos o qué utilidad darles. Son muchos los desengaños que nos llevamos llegada la hora de abrir todos esos paquetes y comprobar que de tanto regalo, no hay ni uno que nos guste. Pues desde éste humilde cubículo en el que me encuentro he pensado, algo que ya es un adelanto, y creo tener diferentes soluciones a ese problema.

 

Uno de los principales problemas antes de deshacernos de ese aberrante presente, es saber si nos han visto la cara a la hora de abrir el regalo. Algo fundamental que podría determinar el uso o la eliminación del regalo. Y es que si nos regañamos estamos diciendo directamente con la cara que no nos gusta, eso podría provocar que la otra persona se sintiera mal y desembocaría en un compromiso eterno para con el presente recibido. Pero sin embargo si hemos sido conscientes de la importancia de actuar cual estrella de Hollywood ante un regalo poco acertado con una forzada sonrisa podremos deshacernos de el en menos que canta un gallo.

 

Una vez pasado este trance, es momento de ponerse en marcha y pensar qué hacer con ese “cortaúñas imán” para la nevera, el jersey de rombos verdes y amarillos o esa película de video en VHS que tanto te gustaba en los años 80 y que ahora no tienes dónde reproducir. La mejor opción es intentar que nos den el ticket de compra para que la devolución la hagamos, a ser posible por dinero y gastarlo en lo que nos de la real gana. Pero, como por regla general los comercios que están acostumbrados a que todo el mundo compre lo que no le gusta al resto, han ideado esa norma de: Sólo se devuelve el regalo por la compra de otro artículo de igual precio. Así que lo mejor que nos queda es buscar un regalo para el cumpleaños más cercano que tengamos y así no nos gastaremos un duro.

 

Y como último consejo está ese de poner en internet en páginas de compra-venta nuestros regalos de reyes. A ver, que sé que no le vamos a sacar el mismo importe que devolviéndolos pero si no tienes el ticket, es la única alternativa posible para hacerlos desaparecer de nuestras vidas. Son muchas las páginas que gratuitamente prestan este servicio social a aquellos que nos han hecho tanto daño en estas fiestas.

 

Yo, como les dije, no suelo tener regalos porque mi comportamiento no es el idóneo para recibir presentes pero por costumbre suelo intercambiar regalos en navidades con Bruno Vedad, un amigo de la infancia. En esta ocasión le regalé una “bonita pecera con corales incluido”. Él, por su parte, no acertó como es habitual y me obsequió con una bonita lámpara con forma de cactus para la mesilla de noche.

 

Lo más curioso de todo es que cuando fui a revender su regalo en internet me encontré a un tal Bruno V. que vendía una “bonita pecera con corales incluido”, pero bueno…seguro que son casualidades de la vida…

 

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s