ME CANSO HASTA EN EL DESCANSO…

 

Después de tanto tiempo toca encuesta, y si me he demorado algo en escribir al respecto, es que he estado bastante cansado. Así es, no se asombren. Yo, al igual que el 70% de los españoles aseguro sentirme cansado. De ahí que me haya decantado en esta ocasión por este estudio. Y es que los datos reflejados en la encuesta de Pfizer España, sólo un 30% de los habitantes de nuestro país no muestran este estado de cansancio.

 

Por lo que vistos los datos quizá deberíamos suponer que ese 30% restante de “no cansados” hace referencia a personas jubiladas que pueden levantarse tarde, dormir una larga siesta o incluso acostarse muy temprano si les place. Pero si el estudio no recoge a este sector, me decanto, y yo de canto sé mucho, por aquellos hiperactivos trabajadores o trabajadoras, que aunque su jornada de trabajo se alargue, sus pilas siguen estando cargadas.

 

Uno de los factores importantes de esta encuesta es aquel en el que se resalta que el cansancio de los españoles tiene un culpable y ese es el trabajo. Así que aquellos cuatro millones de parados que tiene nuestro país están de enhorabuena, puesto que no tienen motivos para estar cansados. Vaya consuelo para estos desafortunados españoles. Pero los desdichados y fatigados currantes tienen que soportar cada vez, horarios que hacen imposible conciliar la vida laboral con la social y familiar.

 

Para que entiendan de qué les hablo, en mi último empleo trabajaba tantas horas, que la única forma de tener una vida normal fue mezclarlo todo en la oficina. Después de terminar el turno, nos íbamos de cañas a la máquina expendedora del pasillo de la cuarta planta. Conocí así a mi segunda esposa. Nos casamos en la azotea del edificio a la hora de comer un soleado día. Y nos fuimos de luna de miel al despacho de nuestro jefe que no estaba, usando su cómodo sofá de cuero como lecho nupcial. Nos separamos a la semana siguiente. Nos veíamos demasiado en el trabajo.

 

Así que si no quieren llevar una triste vida como la que tuve yo, sean conscientes de que todo en esta existencia no es trabajar y a veces es mejor ser un poquito pobre y disfrutar, con descanso, de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida, que ser algo más ricos y no tener descanso alguno para gastar ese dinero. Y si me disculpan, cierro esta editorial ya, que de tanto pensar, estoy muy, pero que muy cansado…

 

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s