EL PESO DEL CONOCIMIENTO…

el

Por fin una buena noticia y encima ésta está relacionada con la salud de nuestros pequeños. Y es que hace unas semanas, se presentó en Cataluña la primera mochila escolar que previene el dolor de espalda. El diseño nace del trabajo conjunto de la empresa Miquelrids y los especialistas del Hospital de Sant Joan de Déu de Espluges de Llobregat, con lo cual el invento está respaldado por un estudio sanitario en condiciones.

La maleta, como se llamaba en mi época, tiene un diseño ergonómico y consiste en un modelo con dos compartimientos y una tira de sujeción interna para fijar los libros, pero es que además la mochila estará provista de unas cintas con las que se quedará sujeta a la cintura y a la espalda. De esta manera y según destacan los especialistas, gracias a la sujeción al cuerpo y a la compresión del material escolar, los niños que lleven esta nueva maleta, no sufrirán los dolores de espalda que sí hemos sufrido varias generaciones.

Y es que en mi época, las mochilas no eran ergonómicas, eran económicas y eso era a lo único a lo que nos podíamos ceñir. Y por culpa de profesores que no se aclaraban con las asignaturas o los libros que tenían pensado utilizar en sus clases, el peso de las mismas se convertía en una losa que nos ha dejado,  a muchos, secuelas irreversibles. En mi caso, la columna vertebral que sostiene el peso de mi cuerpo, tiene más curvas que la circunvalación y todo por culpa de los 30 kilos que tuve que acarrear día tras día, a tan temprana edad.

Pero creo que por mucha mochila con rueditas, arneses o fijaciones espaciales que se inventen, las dos únicas soluciones que se me ocurren para que nuestros escolares no sufran la carga en su espalda de toneladas de conocimientos y sabiduría pasan por; La primera, apuntarlos a un gimnasio a la edad de un año. De esta manera empezarán a fortalecer los músculos y una vez que llegue el día de la escolarización, no habrá carga que se les resista. Y dos, poner taquillas en los colegios, como tienen los norteamericanos, para que se cojan los libros que hacen falta y se lleven a casa aquellos de los que tengan tarea.

De todas formas y porque estoy seguro de que ninguna de mis soluciones será aceptada, lo mejor será actuar como padres responsables y evitar el peso innecesario de las mochilas de los pequeños, que bastante tienen ellos con cargar con el sistema educativo que tenemos. Por lo que todo lo que hagamos en pro de su beneficio, redundará en su correcto crecimiento educativo. Y es que como dijo Anne Robert Turgot, “El principio de la educación reside en predicar con el ejemplo”.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. sonia martin naranjo dice:

    Ayyy… Carrascal!! lo de la crónica habitual me hace mucha gracia, meneño!! 8D

    1. Peri dice:

      Jejejeje…y te gustan mis corbatas??? jejeje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s