SI NO TE LO VAS A COMER…TAMPOCO LO TIRES…

el

Sin duda los españoles tenemos la basura con más probabilidades de aprovechamiento de muchos países. Y es que al parecer, cada español tira al contenedor el 20% de lo que compra. El estudio, realizado por una compañía de empaquetado y envasado de productos alimenticios así lo ha puesto de manifiesto resaltando ya no sólo lo que tiramos según compramos, sino además los kilos de alimentos que se van al contenedor por cada español cada año. Nada más y nada menos que 63 kilos.

Visto así, es una auténtica barbaridad, pero sí analizamos detenidamente, la cantidad de veces que tiramos comida por olvidarnos de envasarla correctamente o incluso congelarla, veríamos que la cifra se adecúa mucho a la realidad. En mi caso por ejemplo, es mucha la comida que tiro, pero no por vicio sino porque como soy un despistado, cuando me doy cuenta, o me queda la mitad por culpa de las moscas, o los ratones sólo me han dejado el paquete de lo que sea, vacío. Recuerdo una vez que compré media vaca y esa sí tuve que tirarla porque quería leche y me dieron la mitad que no tenía ubres.

Sobre la forma de reducir el gasto para tirar menos comida, son muchos los consejos. Los más habituales son aquellos que nos indican que la forma óptima para comprar es la de no salirse de la lista que previamente hayamos escrito y en la que figure lo que realmente necesitemos. A ver, esto no es del todo cierto. Yo en muchas ocasiones me he olvidado de apuntar papel higiénico y aún sabiendo que me hacía falta, por seguir la lista cuando he llegado a casa, he tenido que utilizar el rollo de servilletas que sí estaba apuntado. Por eso prefiero seguir mi propio sistema. Y en cuanto al ahorro, si de cada 100 euros, acabamos tirando veinte, mejor me gasto 20 y así solo tiro 4 euros de comida.

Además, lo que este estudio seguro que no incluye es la comida que, aún estando en buen estado acaba en el cubo de la basura. Hablo de esos magníficos platos de comida hechos con tanto amor por tu pareja y que te encuentras al llegar a casa. Y no me tilden de desagradecido, pero ante un plato de espinacas con brócoli y soja, prefiero comerme la hamburguesa de emergencia que siempre llevo en el bolsillo. Y ya si el plato ha sido mandado por la suegra, no hace falta ni preguntar, porque lleva veneno seguro.

Así que por favor, a estos que se han encargado del estudio, que dejen de estar rebuscando en la basura de la gente a ver qué tiran y qué no porque si ya es malo tirar comida, más feo es rebuscar en los contenedores sólo para hacer una encuesta. Bromas aparte, cuando vayan a tirar algún alimento porque quieran comer otra cosa y éste aún esté comestible, sólo piensen por un momento en el delito que cometemos, porque seguro que en alguna parte de este injusto mundo, alguien sería muy feliz con lo que ya nosotros consideramos, basura.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s