¿QUE QUIERES SER DE MAYOR? ALGUIEN CON TRABAJO…

el

 

Los jóvenes de hoy en día viven una incertidumbre constante y esa es la de desconocer qué va a ser de ellos en el futuro. Claro que sólo Marti Mcfly y su Delorean son capaces de saltar en el tiempo y regresar del futuro con esa respuesta, pero tampoco hay que tener una máquina del tiempo para acertar al decir que los jóvenes de hoy en día no deciden qué carrera universitaria van a cursar puesto que no saben si con ella conseguirán un trabajo.

Y es que según la encuesta realizada por ‘Círculo de Formación’  a más de 15 mil estudiantes, siete de cada diez alumnos dicen no saber qué estudiar cuando terminen las pruebas de acceso a la Universidad. Y es normal cuando de ellos se dice ya que son la generación perdida puesto que el paro les afectará de tal forma que tardarían casi una década en encontrar trabajo.

Claro que, si somos objetivos, seríamos cámaras de fotos o de cine, pero si somos consecuentes, se entiende perfectamente que la elección sea aún más dura porque de ella dependerá que a posteriori puedan llevar la digna vida de un post-universitario mileurista. Y si no pónganse en la piel de estos chicos y chicas: sin formación las probabilidades de trabajar se reducen considerablemente pero, ¿qué formación he de elegir para tener alguna oportunidad laboral?

En mi época, ya éramos muchos los que antes de hacer la selectividad ya teníamos claro qué es lo que queríamos estudiar tras el acceso. Algunos de mis compañeros tenían grandes aspiraciones y querían informar de lo que pasaba en el mundo a través de la televisión y estudiaron Telecomunicaciones. Otros sin embargo eran defensores de los animales y prefirieron embarcarse en la aventura de conocer más de cerca y a través de las imágenes la vida de los topos, de ahí que estudiaran Topografía.

Respecto a mí, ya empezaba a formar parte de este grupo de indecisos puesto que como no sabía en qué quería trabajar, estudié tres carreras. Y quizá si hubiese terminado alguna tendría un mejor trabajo, pero no fue el caso. Así que a estos muchachos que comienzan una nueva etapa educativa sólo puedo desearles la mayor de las suertes porque si hoy en día trabajar es difícil, hacerlo en lo que te gusta, resulta una quimera. Ya lo dijo Thomas Carlyle: Bienaventurado aquel que encuentra el trabajo que le gusta puesto que no tendrá que preocuparse de otra bendición.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s