SGAE: SIEMPRE GANAN AQUELLOS ELEMENTOS…

el

Bueno, bueno, bueno. No veía tal revuelo desde que la Pantoja salió en Telecinco o desde que cambiaron la cerradura del Palacio de La Zarzuela para que el Príncipe se emancipara y se casara de una vez. El alboroto al que hago referencia se ha formado porque la SGAE está cerrada a cal y canto y sus directivos y responsables han pasado a disposición judicial. Al parecer, se les  imputan delitos societarios y de apropiación indebida. Unas detenciones por cierto, que han sido casi tan celebradas como las de Sadam Hussein o la de Bin Laden.

Y es que la comunidad de internautas y la sociedad española en general no se han mostrado, digamos…tristes, al conocer que el Presidente de la Sgae, Teddy Bautista está enchironado y que la Fiscalía Anticorrupción a través de la Operación Saga investiga el desvío de fondos de la SGAE a una de sus filiales. Es más, diría que desde que Julio Iglesias Junior aseguró que dejaba el mundo de la canción, no se habían oído tantas radios encendidas en cafeterías, bares y peluquerías a lo largo y ancho del país.

Pero es normal y entiendo parte de esa felicidad porque aquellos que tienen o han tenido que pagar derechos de autor a la Sgae, ven por fin un sueño cumplido, y éste no es otro que sentir cómo la represión a la que han sido sometidos ahora es cuestionada. Porque, aunque sí estoy de acuerdo con que se tenga que pagar a los autores por sus creaciones, no estoy muy de conforme con lo de la propiedad intelectual, ya que creo que la misma hace referencia a el trocito de inteligencia que Dios nos ha dado y nadie debería cobrar por ello.

De todas formas, las diligencias instruidas por la Audiencia Nacional son secretas como para estar realizando valoraciones erróneas pero sí que podemos decir que tras conocer que la Sgae mueve más de 360 millones al año y que su presidente Bautista, por cierto reelegido el pasado jueves como tal por cuatro años más, obtendrá gracias a la institución (y como apunta la prensa) una pensión vitalicia mensual de 26.981€ (casi cinco millones de pesetas cada 30 días) estos datos no auguran un buen final para el lider de Los Canarios, y me refiero al grupo musical del protagonista en cuestión.

Así que ahora y tras haber apretado demasiado la soga, aquellos que cobraron a diestro y siniestro a los que  ponían música en bodas, restaurantes, cafeterías y si los llegan a dejar, a los que silbaban por la calle, sentirán lo que muchos han sentido durante años tan sólo por ponerle música a sus vidas, una tremenda indefensión. Lo único que ellos tendrán solo que pagar por escuchar…el Rock de la cárcel.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s