370

Ayer los mercados bursátiles españoles sufrieron y de lo lindo. Por lo visto hay una familiar poco avenida que está provocando el caos económico, la susodicha es una ‘prima de riesgo’. Y es que según tengo entendido, porque por mucho que lea no me acaba de quedar claro, los límites que ayer se alcanzaron han puesto en alerta a todos los sectores por lo que implicaría una situación tan peligrosa. La cifra alcanzada: los 370 puntos.

Y si hay deportes en los que sería una maravilla alcanzar tal cantidad de puntos, en el sector económico no resulta nada alentador que esta haya llegado a esos límites. Porque según argumenta la prensa especializada, este incremento de la prima de riesgo provocará en España que haya un peor acceso del crédito para empresas y particulares además de tener unos mayores costes de financiación.

Y díganme ustedes si ya la cosa no está lo suficientemente mal como para encima ahora el que nos den un crédito o no esté supeditado a lo que haya dicho la prima esta. Cómo cambian las cosas, antes tener un padrino era una garantía, ahora tener una prima y encima de riesgo, supone una carga. Y es curioso que encima sea una empresa foránea de calificación de riesgo con nombre de bar de mala muerte, como es Moody’s, la que realice la investigación financiera internacional, dándole la libertad de desatar la locura en la bolsa dejándonos  por los suelos.

Hasta el momento habíamos visto como sufrían Irlanda, Grecia y Portugal, la siguiente ha sido Italia y a nosotros también se nos está metiendo en el mismo saco, lo cual no me muestra ni demuestra en qué se basan para decir por qué y debido a qué, la economía de un país puede o no estar boyante. Cierto es, que tenemos mucho paro, pero también seguimos viendo como la gente sigue llenando centros comerciales, bares, cines o tiendas. Quizá no tanto como antes, pero sigue habiendo consumo.

Así que para mí y perdonen, ya no mi osadía, pero sí mi ignorancia, lo que veo es que el ciudadano cada vez confía menos en el sector financiero porque el poco dinero que tiene prefiere guardarlo en casa. Los bancos lo notan y los que controlan los bancos se quejan, por lo que acucian al poder ejecutivo a que tome medidas que equilibren la balanza de la economía y de ahí que ya no ‘generemos confianza’. Pues si les digo la verdad, mi dinero está mejor conmigo porque antes que tener a una alta o baja prima de riesgo, prefiero a tener a un familiar alimentado.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s