¿SUSTO O TRATO?

 

Ya ha llegado. Un año más, esta noche, todos aquellos que descansan eternamente, y no hablo de los funcionarios sino de los muertos, salen de sus tumbas para asustar a aquellos que aún pisan la tierra sin ser entes etéreos. La noche de los difuntos o el Día de todos los Santos o Los Finaos, es como siempre hemos conocido esta fecha, pero ya saben que desde hace unos años, se ha americanizado y ahora ha pasado a llamarse a Halloween.

Pero como eso es algo que ya saben y de lo que he escrito en otras ocasiones, mejor les hablo de lo que nos asusta. Como la principal frase que suelen decir los niños americanos al tocar la puerta con el objetivo de conseguir golosinas, “Susto o Trato”; y eso, además de los disfraces, sí que asusta.

Asusta porque alguno se puede llevar un sobresalto, si llega a un trato con Eta. Asusta porque no hay trato para aquel que da un susto y provoca el disgusto en los electores al cambiar churras por merinas. También algo que nos podría dejar esta noche más que asustados es saber que el actual Presidente del Gobierno de España decide presentarse nuevamente a las elecciones o incluso igual de doloroso que gane quien gane saca mayoría absoluta, algo que la suma de las videntes y pitonisas vaticinan que ocurrirá.

Pero lo que ya nos aterra, son aquellos espantapájaros que, tijera en mano, recortan con sus oxidadas cizallas sin mirar dónde ni cómo. Cuando quizá recortando ligeramente en privilegios dignos de reyes conseguirían un efecto más significativo. Y eso sin hablar de los que encrespan a los que tienen una hipoteca o un préstamo, anunciando constantemente subidas y más subidas de sus letras, algo que se convierte en un auténtico repecho económico imposible de subir.

Así que no me hablen de “Susto o Trato” puesto que no trato con aquellos que me asustan. Y hoy no es un día terrorífico; hoy es un día más de otros tantos terroríficos días que nos ha tocado sufrir por culpa de la crisis pero sobre todo por culpa de espantapájaros, chupasangres o personajes con mucho poder y una calabaza por cerebro. Y es que tras mucho pensarlo al final va a ser verdad que los que mejor están son aquellos que descansan eternamente, y ojo, que sigo sin hablar de los funcionarios…

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s