“Me quedo frío, al menos más que los embutidos del super”. La OCU detecta irregularidades en la refrigeración de alimentos en los supermercados españoles.

 

Un 35% de los supermercados españoles no cumple con la normativa en cuanto a la refrigeración de los alimentos. Ese es el dato que arroja la OCU (www.ocu.org) en un informe en el que se detalla que la mayoría de estos centros pasan por alto el mantenimiento de sus productos y las temperaturas varían en algunas ocasiones hasta 10 grados.

El estudio presentado por la Organización de Consumidores y Usuarios detalla que existe un alto porcentaje de supermercados en nuestro país que incumple con la normativa, algo que puede provocar que los consumidores puedan llegar a padecer enfermedades como Salmonella o Listeria o incluso padecer Gastroenteritis.

Y es bastante cierto lo que apuntan desde la Ocu puesto que son muchas las superficies dedicadas a la venta de productos refrigerados que incumplen la ley en este caso y que provocan en sus consumidores malestar no solo físico sino también mental. ¿En qué me baso para ser tan rotundo en esta afirmación? Pues en lo que le pasó a mi amiga Silvia Libre.

La buena de Silvia compraba siempre sus productos frescos en la tienda de la esquina de toda la vida, hasta que le dio por cambiar a una gran superficie comercial. Allí comenzó a comprar sus embutidos y desde entonces empezó a notar como su cuerpo cambiaba. Empezó a engordar y desconocía cuál era el motivo. La cosa es que compraba siempre pata de cerdo y salmón, o eso pensaba ella.

Al final y después de mucho cavilar, Silvia se dio cuenta de que lo que estaba comprando no era pata de cerdo y salmón, al leer bien la etiqueta lo que estaba adquiriendo y a su vez ingiriendo era pechuga de pavo y jamón serrano que, uno por secarse y el otro por el cambio de textura debido a la temperatura incorrecta, cambiaron por completo a la vista de Silvia.

Así que ahora mi buena amiga siempre va con un termómetro en el bolso y antes de comprar embutidos, comprueba la temperatura de los mismos. ¿Sobre su barriga? Ya no la tiene, a los pocos meses dio a luz a dos bonitos microbios que llamó Paramecio y Escherichia. Así que antes de comprar refrigerados comprueben previamente su temperatura no sea que al final los que se queden fríos, sean ustedes.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s