“Gracias por nada amigo Euro”. La moneda única cumple 10 años.

¿Recuerdan que fecha tan bonita e inquietante pero esperanzadora para todos la del 1 de enero de 2002? Un día para recordar, o mejor dicho para no olvidar, que antes sí teníamos dinero pero que por culpa de nuestra entrada al euro, dejamos de tener. Y es que ayer 1 de enero de 2012 se cumplieron 10 años de la llegada de uno de los mayores errores económicos cometidos por el europeo.

En aquellos años, nuestra amada peseta era idolatrada por muchos que disfrutábamos teniendo en ella, un cobijo económico del que ahora carecemos. Para convencernos, estuvieron casi 3 años dándonos la brasa con cursos, calendarios resumidos con cifras cotidianas de cambio y mensajes alentadores sobre la moneda única indicando que esta lograría la unidad europea. Y tanto que nos unió que ahora estamos todos sumidos en la misma crisis.

Pero quizá el error no se produjo en el cambio sino en el ‘no cambio’. Me explico: una vez que todos tuvimos que aceptar como moneda el euro, fueron muchos los que ‘no cambiaron’ sus precios pero sí la unidad monetaria final dejando por ejemplo el coste de un sándwich que valía 100 pesetas, en 100 céntimos o lo que es lo mismo, 1 euro (resultando al cambio un beneficio de 66 pesetas para el tramposo de turno).

Y así, miles y miles de artículos y miles y miles de situaciones en las que vimos que tener un sueldo de 100.000 pesetas pasaba a convertirse de holgada entrada financiera a apretado salario gracias al euro. Pero, ¿por qué no controlaron el desfase en los precios? Pues porque quizá preferían hacer la vista gorda y dar la impresión de que España era un país que no le tenía miedo a los cambios y evitaron así la repulsa generalizada de nuestro país a la nueva moneda.

Y créanme cuando les digo que con la peseta yo era una persona enormemente rica, pero lo habría sido más si la subida de los salarios hubiese estado equiparada al incremento de precios generado desde entonces por la llegada del euro ya que, según la OCU (http://www.ocu.org/), nuestro salario habría aumentado en 3.600 euros brutos anuales hasta 2009. Por eso les digo que nunca me he sentido, desde que asesinaron a nuestra moneda la peseta, Europeo. Más bien desde entonces me cosidero…Europobre.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en Twitter: @joseluismrtn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s