“A propósito…”. 2012 será el más difícil a la hora de cumplir propósitos.

 

Ya llevamos 3 días de este 2012 y son muchos los que han desistido ya de esos propósitos que se marcaban para el nuevo año ante la imposibilidad de verlos cumplidos. Unas listas de lo más variopintas, ya sean escritas o mentales, pero de las que tachar como objetivo conseguido algo incluido en ellas va a resultar sumamente difícil.

Los que tenían previsto bajar de peso en este 2012 no lo van a conseguir. Hablo de aquellos que gracias a la crisis son cada vez más ricos y gracias a las ingentes cantidades de dinero que están ‘amasando’ les resulta imposible dejar la langosta, el caviar o el jamón de pata negra para intentar llevar una dieta saludable. Quienes sin embargo no lo tenían previsto, y hablo de aquellos a los que les afecta de otra manera la crisis, sí que conseguirán adelgazar ya sea porque no tienen para comer o porque les han obligado a “ajustarse el cinturón“.

Otra de las promesas que se perderán en el olvido en este nuevo año que comienza es la de los políticos que, con unas elecciones generales con las que cerraban el año, se apresuraron a prometer que no habría recortes en los servicios básicos, ni subida de impuestos y sí más empleo, pero parece que tras 3 días del nuevo año, las promesas han volado como si se las hubieran llevado los vientos Alisios.

Ni que decir tiene que uno de los propósitos más solicitados por el pueblo llano ha sido poder llegar a fin de mes sin agobios y sin que las hipotecas acaben por convertirse en una soga demasiado tensa que les produzca un ahorcamiento económico. Sumándole a este propósito ya no el de que te suban el sueldo para hacer frente a la situación, sino a que no te hagan un E.R.E. que desemboque en tu exclusión del mercado laboral.

Y por último, y no por ello menos importante, el propósito de estar saludable durante todo el año para evitar caer malo, no sea que de repente entre en vigor el copago sanitario y a nuestro dolor de tripa, se le sume el de un dolor de cabeza por tener que pensar cómo vamos a pagar la factura sanitaria.

Por todo eso y porque muchos de los propósitos van a resultar imposibles en este 2012 yo solo pido que aquellos que tienen trabajo no lo pierdan, pero además que los casi 5 millones de parados que hay dejen de estarlo. Y para que ello ocurra me gustaría recordar un proverbio árabe que dice así: Sólo triunfa en la lucha por la vida aquél que tiene la paciencia en sus buenos propósitos e intenciones.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en Twitter: @joseluismrtn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s