“Brasiiilll, tararararararara…”.

 

Que mal rollo, que mal rollo. Me parece a mí que peligran mis vacaciones, una visita al mejor carnaval del mundo y encima disfrutar de los Juegos Olímpicos de 2014. Sí, ahora por lo que parece, si eres español, lo tendrás ligeramente difícil si quieres entrar en Brasil. Al parecer, a partir de ya, el gobierno brasilero endurecerá las medidas y mirará con lupa la entrada de aquel que provenga de nuestro país y si no cumple los requisitos solicitados, adiós muy buenas.

Las medidas que se impondrán, como podemos leer en el diario El Mundo (www.elmundo.es) pasan porque los turistas españoles que viajen a Brasil no necesitarán visado para menos de tres meses, pero sí deberán disponer de billete confirmado de regreso y de 80 euros diarios para mantenerse y alojarse durante el tiempo que dure su estancia allí. Los visitantes de nuestro país tendrán que mostrar la reserva pagada del hotel y la tarjeta de crédito.  O sea que, o tienes el hotel pillado y llevas “cash” encima para tus vacaciones, o no entras en el país de la samba.

Claro que ahora mismo estamos pensando que sufrimos una discriminación brutal, pero aunque no es total, sí que es parcial. Me explico; Brasil impone una medida de este tipo porque en España nosotros hacemos algo parecido. Hasta ahí se entiende que nos lo hagan. Lo que es extraño es que la medida impuesta por nuestro país, es la misma que mantienen el resto de países de la Unión Europea, pero las restricciones estas solo nos las han aplicado a nosotros.

Entonces me da por pensar que en Brasil, están enfadados por varios asuntos como el de que en Tenerife no paren de decir que su carnaval es el mejor del mundo cuando por todos es sabido, y vaya de paso desde aquí una puyita al carnaval de los de “enfrente” que, como el de Río de Janeiro no hay ninguno. Que se quite una mascarada a una temperatura de 30 grados porque es verano, samba y disfraces escasos de tela a un carnaval de invierno, con disfraces gruesos para no pasar frío y encima con música de comparsas (con todos mis respetos a las comparsas).

Es por ello que ahora si quiero ir a Brasil tendré que utilizar mi pasaporte falso, ese que solo utilizo cuando escribo alguna editorial que disgusta a alguien, pasaporte por cierto que tendré que llevar a la isla de al lado si alguna vez voy. Pero si en Brasil no me dejan pasar ni a mí, ni al resto de los españoles, no pasa nada porque en Gran Canaria tenemos un buen carnaval, playas como en pocos sitios del mundo y si queremos buen fútbol, ni que decir tiene que nuestra selección es campeona del mundo, así que me quedo en España, porque como dijo Lord Byron: El que no ama su patria, no puede amar nada.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en Twitter: @joseluismrtn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s