¿Somos Invisibles? La mujer y su invisibilidad en la sociedad

 

A lo largo de la historia las mujeres se han visto relegadas a un segundo plano. El sistema patriarcal en el que hemos vivido ha sido, en muchísimas culturas, la razón para que las mujeres se hayan visto sometidas a esta invisibilización.

En algunos países la mujer ha tardado muchos siglos en conseguir igualdad, aunque solo sea teórica, ante la ley. Ya que, cuando hablamos de igualdad existe un gran abismo entre teoría y práctica.

Las mujeres, además de su aportación para sostener el hogar como madres y cuidadoras, han realizado una importante labor en el desarrollo político, científico, social y económico que la historia -escrita por los hombres- ha invisibilizado.

Hoy vamos a centrarnos en ellas, en las que nos llegan de cerca, en las mujeres rurales. Las que, históricamente, han trabajado y trabajan en los negocios y empresas familiares. Sin embargo, y a pesar de su contribución a la economía familiar, esta labor no sólo no les ha sido reconocida sino que además ha permanecido invisible.

Las mujeres en el medio rural han sido agricultoras, ganaderas, queseras, tejedoras, cesteras, loceras, etcétera. Pero, sin embargo, su desarrollo personal y su posición en la sociedad se ha visto determinada por unos roles de género, que las colocaba en el ámbito privado, en lo doméstico, en lo invisible.

Hay que ser conscientes de la evolución considerable que se ha producido sobre el lugar que ocupan las mujeres en la sociedad pero sigue siendo importante visibilizar su contribución, de cualquier índole, pues cada una de ellas es merecedora de reconocimientos y la historia queda incompleta si las omitimos, si obviamos la labor que han desempeñado y desempeñan en la actualidad.

Es complicado avanzar en igualdad sin considerar el trabajo realizado por las mujeres, sin su integración en los procesos de toma de decisiones, sin su participación activa en la vida municipal.

Por ello tenemos que incrementar nuestra capacidad para relacionarnos y organizarnos entorno a inquietudes y motivaciones comunes, favoreciendo espacios de encuentro, diálogo y reflexión, favoreciendo la visibilización de nuestras mujeres con el objetivo último de conseguir la igualdad de oportunidades por la que tanto luchamos día a día.

Esta es una crónica especial, de un día como otro cualquiera…

 

Editorial de Tere Henriquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s